Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Opinión > El termómetro

Josep Garganté

Josep Garganté
Josep Garganté.
Jueves, 07 de abril de 2016, a las 19:20
La coacción es una práctica inapropiada para cualquier persona, pero que se vuelve doblemente grave si la comete un cargo público. Es el caso del concejal de la CUP en Barcelona, Josep Garganté, quien se enfrentará a la Justicia tras la denuncia de un médico que, asegura, fua coaccionado para que modificara un informe sobre lesiones que presuntamente le habría infligido un ‘mantero’. Parece ser que Garganté se presentó horas después con “algunas personas más” para discutir con el médico la motivación de las lesiones en el informe, aunque el facultativo se negó a cambiar su versión. Un mal ejemplo para quienes se erigen adalides de la regeneración política.