Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:10
Opinión > El termómetro

Carlos y Simón Viñals

Carlos y Simón Viñals
Carlos y Simón Viñals, los médicos que se encargaban del operativo sanitario del Madrid Arena.
Martes, 27 de septiembre de 2016, a las 17:35
Los dos médicos que estaban a cargo del operativo sanitario de la fiesta de Halloween celebrada en 2012 en el Madrid Arena, que se saldó con cinco jóvenes muertas en una avalancha de gente debida a enormes fallos de seguridad, han resultado absueltos en la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid. Sin embargo, eso no exime a Simón y Carlos Viñals de que actuaran de forma incorrecta, tal y como reconoce la Sala, si bien esta entiende que no se puede probar que una correcta actuación hubiera cambiado el fatal desenlace. En su conciencia y en los hechos probados queda que, por ejemplo, dieran por muerta a una joven que estaba en parada cardiorrespiratoria, o que no tuvieran problema en trabajar en una enfermería que durante el juicio fue descrita como “un cuchitril” que debía atender a 20.000 personas. Todo ello coordinado en un operativo sanitario que lideraba Simón Viñals, quien desde 2005 no estaba en ejercicio activo de la profesión. Un cómputo que queda infinitamente lejos de los valores asistenciales y humanitarios que profesan la sanidad y sus profesionales.