Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Opinión > El termómetro

Antonio Fernández-Campa

Antonio Fernández-Campa
El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa.
Miércoles, 12 de julio de 2017, a las 11:00
El Servicio Gallego de Salud (Sergas) se anota un dato positivo en cuanto a la inserción laboral de personas con diversidad funcional. Cuenta en plantilla con más de 1.600 profesionales con algún tipo de discapacidad, lo que supone un 4,26% de todo su personal. El gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, está al frente de un organismo dependiente de la Consejería de Sanidad que lidera este ámbito por encima del resto de la Administración autonómica.  Así, el Sergas supera en 0,8 puntos la media de total de la Xunta (3,5%). Emprendiendo de esta forma un camino aventajado en cuanto a la normalización de las personas con diversidad funcional en materia sociolaboral. A esta buena noticia se suman los recientes datos hechos públicos por la Consejería de Hacienda que desvelan que el 67% de los nuevos empleados públicos en esta comunidad autónoma son sanitarios.