17 de diciembre de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:50
Opinión > El termómetro

Antoni Comín

Antoni Comín
Miércoles, 11 de octubre de 2017, a las 16:20
Apenas una semana después de las cargas policiales del pasado 1 de octubre, el consejero de Salud catalán, Antoni Comín, dispuso un programa de apoyo psicológico a los afectados con protocolos adaptados y elaborado por una red de expertos. Una medida publicitada y acompaña por fotos de visitas del consejero a los heridos que dista mucho del esfuerzo que la Consejería puso para atender psicológicamente a los afectados por los atentados del 17 de agosto. Entonces, y como varios sindicatos y profesionales han explicado a Redacción Médica, unos correos electrónicos con instrucciones de derivación y un Power Point con formación práctica para sanitarios (que llegó casi un mes después de la trágica fecha) fueron las medidas que se activaron.  Medidas, por cierto, que no se publicitaron, quizá porque no eran útiles para hacer propaganda política que además nada tiene que ver con la mejora de la sanidad.