18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 11:30
Política Sanitaria > Otras profesiones

"Los dentistas revenden prótesis a cuatro o cinco veces su precio real"

Los colegios de protésicos acusan al Consejo de Dentistas de que hay consignas para no realizar prescripciones

José Manuel Urbano, miembro de la comisión de defensa profesional del Consejo General de Colegios de Protésicos Dentales y Óscar Castro, presidente del Consejo General de Dentistas.
"Los dentistas revenden prótesis a cuatro o cinco veces su precio real"
Redacción
Domingo, 19 de noviembre de 2017, a las 19:00
El Juzgado de lo Penal Número 1 de Badajoz emitió este miércoles la última condena, de seis meses de prisión con inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante ese tiempo, a un protésico dental por un delito de intrusismo profesional. Un caso en el que, para el Consejo de Dentistas de España, se  demuestra que el profesional realizó una intervención directamente en la boca del paciente –facultad exclusiva del dentista-. Sin embargo, para José Manuel Urbano, miembro de la comisión de defensa profesional del Consejo General de Colegios de Protésicos Dentales, es falso. “Cuando se coloca la prótesis no se manipula la boca; lo único que se manipula es la prótesis”, asegura.

“La inmensa mayoría de los casos de intrusismo que se dan son porque no hay prescripción médica. Primero, [los odontólogos] provocan la situación, el paciente queda desprovisto de prescripción y, cuando va al protésico sin prescripción –porque hay consignas del Consejo General de Dentistas para no dar las prescripciones a los pacientes, indica-, el protésico se ve obligado a hacer la prótesis sin la prescripción y luego es condenado por delito de intrusismo. Todos los casos iguales, excepto alguno que haya hecho un empaste… Pero son casos muy aislados”, sostiene Urbano.

Además, denuncia que lo que ha detrás de este tipo de casos es precisamente un intrusismo por parte del dentista: “Los profesionales encargados de prescribir los medicamentos o productos sanitarios que necesitan los pacientes tienen prohibido elaborarlos, participar en su elaboración y suministrárselos a los pacientes. Es una máxima en derecho sanitario que lo que trata es de preservar la salud del paciente; para que se le prescriba al paciente aquello que realmente necesita y no aquello que le pueda beneficiar más al profesional, igual que a un médico no se le ocurre vender los medicamentos, ni a un oftalmólogo se le ocurre vender las gafas”.

Las prótesis representan el 80% de los ingresos de los dentistas

“En el caso de la salud bucodental, los dentistas obtienen la gran mayoría de los ingresos –en torno al 75 o el 80 por ciento- de las prótesis dentales. Porque, tradicionalmente, lo podían hacer, hasta que se reguló la profesión de protésico y se establecieron las incompatibilidades profesionales que afectan no sólo a los médicos sino también a los odontólogos, a los podólogos… A todos los que puedan prescribir”, argumenta.

Por otra parte, Urbano se queja de que “los dentistas revenden la prótesis al paciente a cuatro o cinco veces su precio real. Esto lo hacen omitiendo de forma deliberada las prescripciones: no entrega la prescripción al paciente y, de ese modo, se garantiza que sea él quien le proporciona la prótesis al paciente. Por lo tanto, desproveen al mercado de las prótesis de las preceptivas prescripciones. De hecho, han sido sancionados por los servicios de Competencia [la CNMV]. En esa resolución, se sancionan una serie de consignas y de mensajes a la población para desprestigiar a los protésicos”.

“A ningún tendero le interesa que el consumidor compre directamente al fabricante, porque si no pierde el beneficio. ¿Cómo se hace para ahuyentar al consumidor del fabricante? Metiéndole miedo a la población: ‘Ten cuidado, que si vas allí y yo no he tocado la prótesis, te va a dar cáncer, te va a dar cualquier infección…’. Ante esa situación, el paciente se asusta y lo último que se le ocurre es ir a comprarla directamente a quien la hace”, concluye.