21 de mayo de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:30
Especialidades > Hepatología

Ácido obeticólico, nueva terapia para la colangitis biliar primaria

Hasta ahora, los pacientes que no respondían a ácido ursodesoxicólico solo podían esperar hasta el trasplante de hígado

Conrado Fernández, jefe de la Unidad de Aparato Digestivo en el Hospital Universitario Fundación del Alcorcón.
Ácido obeticólico, nueva terapia para la colangitis biliar primaria
Redacción
Joana Huertas
Viernes, 23 de febrero de 2018, a las 12:50
Los pacientes de colangitis biliar primaria solo disponían hasta ahora de un tratamiento farmacológico para frenar la progresión de la enfermedad, el ácido ursodesoxicólico.

Hasta un 30 por ciento de estas pacientes (pues nueve de cada diez son mujeres) no respondían a la terapia, ha explicado Conrado Fernández, jefe de la Unidad de Aparato Digestivo en el Hospital Universitario Fundación del Alcorcón, en el marco de un simposio sobre la enfermedad encuadrado dentro del 43 Congreso de la Asociación Española para el Estudio el Hígado (AEEH).


"Ya no es necesario hacer una biopsia hepática para tener un diagnóstico firme"


“La identificación precoz de los que no responden es clave porque se asocia a peor supervivencia libre de trasplante hepático”, afirma. No obstante, la reciente introducción de un nuevo tratamiento para la enfermedad ha permitido a estas pacientes disponer de otra opción terapéutica antes de esperar a que la enfermedad se descompense y sea necesario el trasplante de hígado: el ácido obeticólico.

Se ha aprobado en administranción combinada con el ácido ursodesoxicólico y tiene un perfil de seguridad “muy bueno”. El efecto secundario más frecuente es el prurito, que tras los seis primeros meses mejora. Hay un ensayo clínico en fase II que da prometedores resultados, no obstante, en monoterapia.

En el simposio también ha participado Francisco Jorquera, especialista en Aparato Digesivo del Hospital de León, que ha resaltado otros avances en la enfermedad, como que “ya no es necesario hacer una biopsia hepática para tener un diagnóstico firme”. Además, ha destacado que las guías de tratamiento indican que es necesario evaluar la respuesta al tratamiento del ácido ursodesoxicólico al año de su inicio: “Si no hay una respuesta clara, se han de plantear otras iniciativas”.

De izquierda a derecha: Esther Molina, Francisco Jorquera, Conrado Fernández y Albert Parés.


Por su parte, Esther Molina, adjunta en la Unidad de Patología en el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, ha destacado que en la evolución de la enfermedad a cirrosis del hígado “la incidencia de hepatocarcinoma es mayor”.

También ha advertido de que, aun teniendo en cuenta los factores de confusión en mejoras de acceso al diagnóstico y en la historia natural de la enfermedad, “la prevalencia de la colangitis biliar primaria parece estar en aumento”, si bien sigue considerándose una enfermedad minoritaria, con menos de 40 casos por cada 100.000 habitantes.

Los pacientes no respondedores a tratamiento presentan una menor supervivencia, ha explicado la especialista, “siendo ésta menor de 10 años en pacientes sintomáticos al diagnóstico o durante el desarrollo de la enfermedad”.

Un momento de la intervención de Francisco Jorquera.