15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

La Fiscalía pide 334 años de cárcel para un falso médico que ejerció 5 años

El falso profesional cobraba entre los 20 y los 100 euros por consulta y los 500 y los 15.000 euros por intervenciones

La Fiscalía pide 334 años de cárcel para un falso médico que ejerció 5 años
lun 16 enero 2017. 10.20H
Redacción
La Fiscalía pide penas que suman 334 años de prisión para el falso médico ferrolano José Manuel López Pérez, conocido como 'Coté'. El supuesto profesional está acusado por un homicidio por imprudencia grave, un delito de lesiones con deformidad, 63 de lesiones con uso de instrumento peligroso, blanqueo de capitales, intrusismo profesional, estafa agravada y falsedad de documentos oficiales, entre otros, según recoge en su escrito de acusación, de 65 páginas.

El fiscal Román Ruiz Alarcón hace un relato de cómo el acusado, durante al menos los cinco años anteriores a su detención en 2008, "vino atribuyéndose públicamente la condición de médico y ejecutando actos médicos pese a no contar con más estudios que el Bachillerato y carecer de las aptitudes mínimas necesarias para ello". "Bajo tal impostura y aprovechando además el nombre, crédito y firma de otros auténticos profesionales de la medicina, consiguió atraer a su local de Ferrol al que después sumó otro en Viveiro a centenares de personas a las que cobraba importantes sumas de dinero por aplicarles falsos tratamientos dirigidos supuestamente a sanar enfermedades reales preexistentes, en algunos casos, o enfermedades inexistentes que él mismo ideaba y decía diagnosticar, en otros", expone. Dichos delitos llevaron al acusado a obtener unas ganancias "ilícitas" en metálico de al menos 4.475.524,08 euros y 4.945,78 dólares.

En el documento de la Fiscalía se recoge el caso de 129 pacientes que acudieron a Coté con algún dolor y fueron diagnosticados de otras supuestas enfermedades, y a los que el falso médico aplicó tratamientos y cobró las correspondientes cantidades. Las cuantías, según las personas y las fechas, oscilaban "entre los 20 y los 100 euros por consulta y los 500 y los 15.000 euros por intervenciones", según apunta el fiscal en su escrito de acusación. "Todas esas cantidades eran pagadas en metálico y en casi ninguna ocasión se extendía factura ni recibí de ninguna clase", afirma.

Además, explica que el acusado confeccionó, "por imitación o ideación libre, decenas de títulos y certificaciones de distintos centros docentes y sanitarios españoles y extranjeros". Algunos de esos simulados títulos y certificaciones, incluso "permitieron al acusado participar el mes de julio de 1999 en una reunión de trabajo con miembros de la Universidade de Santiago".

Mientras, la otra acusada, M.S.R.G., su esposa, "hacía suyos la mitad de los ingresos procedentes de la actividad delictiva de su marido y gozaba de la plena disponibilidad de los mismos". Ella, según constata la Fiscalía, "trabajaba en las supuestas clínicas realizando labores administrativas auxiliares de modo que era perfecta conocedora de la fuente de esos ingresos". "Sabía que el acusado carecía de cualquier cualificación para el ejercicio de la medicina y que por ese motivo ya había sido condenado por intrusismo profesional", incide. La Fiscalía entiende que procede imponerle una pena de tres años de prisión por blanqueo de capitales.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.