20 de junio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 09:10
Opinión > Desde el ángulo directivo

Tiempo de encuentro para el perfil más buscado en sanidad

Concepción Ceballos, técnica asesora del Servicio de Cartera y Nuevas Tecnologías de Castilla y León
Jueves, 12 de abril de 2018, a las 13:15
"El enigma reside en que mi cuerpo es a la vez vidente y visible. Él, que mira todas las cosas, también se puede mirar, y reconocer entonces en lo que ve el «otro lado» de su potencia vidente". Maurice Merleau-Ponty. El ojo y el espíritu.
 
Todo en Medicina es arte, ciencia y naturaleza. Evidencia, probabilidad, incertidumbre y desconcierto. Desde la duda y la riqueza de la diversidad hasta la creencia de una conducta predeterminada. Las nuevas fórmulas de gestión hospitalaria hacen que en el perfil de director médico destaque la capacidad de innovación. El más buscado en Sanidad.

Los hospitales, tanto públicos como privados, demandan a un “líder” previsor, planificador y organizado; flexible, dialogante y con iniciativa.

La ausencia de participación de los médicos en la gestión hospitalaria es uno de los factores primarios que contribuyen al aumento de los costes innecesarios y a los problemas en la gestión.  “El hombre es un lobo para el hombre”. Nada es todo. Y el médico, denostada y amada profesión, aquella que estudia toda la realidad a la luz de la razón natural, y se ilumina en su orden por la Guía del profeta, del político, del editor.

Se ha afirmado que hay un conflicto de prioridades e intereses en los hospitales: entre los médicos preocupados por la prestación de servicios a pacientes individuales y el equipo de gestión que trata de mantener la organización como un conjunto en el aspecto interno y desarrollándolo asimismo de manera coherente respecto al resto de la red asistencial. Unos y otros serviles.

¿Serviles?, sí. Si entiendo que tal es el que posee vocación de servicio y hace gala y uso de la misma, dedica su misión a facilitar a los demás, invierte su tiempo en el bien ajeno sin subterfugios ni intereses partidistas, mediáticos o favores de clan, sí. Sí. Sí. Sea servil al bien público, al profeta, al político, al guía, a Dios.

Si aceptamos la necesidad de un director médico, como guía e innovador, al analizar sus funciones observamos que, en general las principales áreas de actividad, responsabilidad e interés de los directores médicos incluyen monitorizar, influenciar sobre las tendencias del uso, adquisición, distribución y organización de recursos asistenciales y la definición de la estructura asistencial. Un guía, un innovador, un monologuista y un potenciador de la comunicación para el trabajo en equipo.

Un diálogo, roto, sin un quién da, sin un quién quita. No es posible ya, en un mundo globalizado y que no tiene una única cultura. Hay algo de natural y sano en un conflicto de prioridades que ayuda a mantener el equilibrio del hospital.  Y es que, quien sana al hombre, sana a la naturaleza, ama al arte, y a la cultura, al hombre en nombre de Dios.

MÁS ARTÍCULOS