20 de mayo de 2018 | Actualizado: Domingo a las 11:00
Opinión > Desde el ángulo directivo

Desde el Gerente al 'Happiness manager'

Concepción Ceballos, técnica asesora del Servicio de Cartera y Nuevas Tecnologías de Castilla y León
Sábado, 16 de diciembre de 2017, a las 19:05
A nivel nacional e internacional, hablamos, leemos y discutimos desde hace un prolongado período de tiempo, desde la Dirección de las empresas u organizaciones, de sistemas para la medición, evaluación y control del desempeño de los directores y gerentes públicos. Y también ahora de perfiles novedosos que pueden ser parte de esas competencias a desempeñar y evaluar.

Desde múltiples ámbitos de la gestión Sanitaria se reclama la Carrera Profesional, desde una perspectiva de Profesionalización, y desde otra perspectiva de carrera evolutiva coste-utilidad.

La Profesionalización de la Gestión Sanitaria en sus cargos directivos está comúnmente aceptada y de facto está desarrollada. Ahora bien, la evaluación del desempeño, implica el conocimiento de los resultados de la gestión mediante indicadores tales como: el comportamiento de los rasgos y variables (entradas, recursos, procesos, productos, efecto e impacto) que caracterizan a cualquier gestión pública o privada; lo cual permitirá maximizar el alcance de las metas y optimizar el uso de los recursos disponibles. Implica también adaptarse a nuevos modelos de rol directivo y orientarse al resultado por el que será evaluado, siempre en un proceso de gestión compartido.

El Directivo, hoy y en un futuro próximo, debe tener la capacidad para colaborar y orientar a la gestión de la innovación, la actualización tecnológica constante, la renovación de los equipos, la garantía de disponibilidad, el mantenimiento y el rendimiento, y yendo a ese futuro no lejano, control de redes sociales, de lógica, big data, gestión de proyectos y soluciones a la carta para dar respuesta a los ususarios, y capacidad para hacer feliz al trabajor en su entorno laboral. Los resultados  se expondrían a través de indicadores de evaluación del desempeño en las  organizaciones públicas acorde a las expectativas y diseño de los mismos, que podrá ser desde clásico hasta innovador atendiendo a las nuevas figuras de gestión en la empresa internacional.

Tanto en las empresas del sector privado, como en los organismos públicos, la determinación del resultado es un factor relevante para poder evaluar el desempeño de la entidad y su gestor.

El sector tecnológico y la digitalización de la sociedad han revolucionado diferentes ámbitos, como el comercio electrónico, requiere cada vez más perfiles profesionales tecnológicos, especialmente expertos en Big Data.
Y es así que, contaremos con perfiles profesionales novedosos y especializados, perfiles muy específicos que, poco a poco, que se irán implantado en todas las empresas, y cuyas competencias formarán parte de la cotidianidad de los Directivos de la Sanidad, que se ocuparán en un futuro no lejano de cuestiones como las siguientes.

El crecimiento empresarial a través de diversos instrumentos de marketing online, redes sociales y estrategias bien definidas (Growth Hackers) para optimizar los costes y aprovechar los recursos que ofrece el mundo online.

La  analítica, de programación y de lógica. Por lo general, estarán formados en matemáticas y estadística. El científico de datos (Data Scientist).

Organizar los datos (Data Engineer).

Liderar los equipos en el apartado de gestión de proyectos. Su misión será que los equipos alcancen sus objetivos hasta el momento de finalización del proyecto, eliminando cualquier dificultad que pueda surgir (Scrum Masters).

Crear soluciones adaptadas a los usuarios (UX Designer).

Hacer sentir  a gusto y  que sean felices los trabajadores. Ser el encargado de organizar todo tipo de actividades, ideas para que el hospital o el centro de salud en su caso,  sean un sitio más cómodo, organiza cursos, compra materiales, reorganiza espacios, contrata gente (por ejemplo, masajistas para los trabajadores) (Happiness manager)

Por tanto, la gestión orientada a los resultados podría estar mediada por modelos directivos con competencias específicas, y distintas a las actuales o compatibles con las mismas. Actualmente, en la organización siempre encontraremos quien disponga de aquellas y sea ético y socialmente responsable, transparente y capaz de implicarse en el proceso de mejora continua.
MÁS ARTÍCULOS