18 nov 2018 | Actualizado: 14:30

La Red Centinela Sanitaria de Castilla y León cumple 25 años

Más de 300 profesionales trabajan en la vigilancia de la salud pública y en la investigación epidemiológica

Domingo, 11 de agosto de 2013, a las 18:34

Redacción. Valladolid
Son 139 médicos de familia, 22 pediatras, 128 profesionales de enfermería, 37 epidemiólogos y técnicos de apoyo y ocho administrativos los que hoy en día se encargan, a través de la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León, de estudiar la frecuencia, la distribución y las variaciones que se producen en los problemas de salud y en sus causas, que puedan suponer un riesgo tanto desde un punto de vista individual como colectivo.

Su trabajo permite conocer la repercusión de enfermedades, síndromes y/o problemas de salud cuya incidencia sería imposible de evaluar sin estudios específicos diseñados para cada situación, de manera que la Consejería de Sanidad puede disponer así de indicadores de primera mano que orienten y justifiquen las prioridades establecidas en los diversos planes y estrategias de actuación sanitaria que aborda y planifica la Junta de Castilla y León.

La labor, diaria y continuada, que desarrollan estos profesionales en el ámbito asistencial facilita que más de 100.000 personas estén monitorizadas en Castilla y León, con lo que se alcanza un número adecuado y suficiente, a nivel estadístico, para la vigilancia epidemiológica de problemas sanitarios y el desarrollo de estudios de investigación específicos en el ámbito de la salud pública.

A lo largo de los 25 programas anuales desarrollados por la Red en estos años, se han acometido más de 60 estudios de diferente duración y metodología y se han difundido numerosas publicaciones y ensayos tanto en el ámbito nacional como internacional. Asimismo se han coordinado distintas actuaciones que implicaban a otras redes centinelas españolas y europeas. Por otro lado, profesionales castellanos y leoneses han estado presentes en congresos y simposios mundiales, participando con numerosos trabajos y ponencias.

Últimamente la Oficina de la Organización Mundial de la Salud para Europa, OMS/Europa y el Centro Europeo de Control de Enfermedades han adoptado el modelo que la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León ha desarrollado y seguido para la definición de indicadores destinados a la detección de epidemias y para la comparación internacional de la intensidad y de otros indicadores de la actividad gripal.

En definitiva, Castilla y León ha exportado a más de una veintena de países de Europa un método objetivo para determinar, de forma homogénea, la intensidad, difusión, impacto sobre los servicios sanitarios, tendencias y virus dominantes en las epidemias gripales, a través de una metodología basada en la información 'centinela' sanitaria.

Recorrido histórico

Aunque es precisamente la gripe y su vigilancia anual, el ámbito que da una mayor notoriedad social y mediática a la Red Centinela Sanitaria castellana y leonesa, son numerosos los ámbitos de investigación sanitaria en los que, desde su creación, han trabajado y trabajan voluntariamente estos profesionales.

La antigua Red de Médicos Centinela de Castilla y León, como fue inicialmente nombrada, se estableció en mayo de 1989 con 127 facultativos que, entre mayo y octubre de ese año, pilotaron un registro referido a cinco estudios iniciales: accidentes cerebro-vasculares; accidentes domésticos y peri-domésticos; herpes; uretritis venérea en varones; y prescripción y demanda de tranquilizantes en menores.

En noviembre de ese mismo año, la Red se implanta definitivamente y en junio de 1990 se incorporan 46 pediatras extra-hospitalarios; en 1996, 35 médicos y pediatras 'centinelas' inician el programa de vigilancia de la gripe.

En octubre de 2006, la Junta aprueba la Orden que amplía esta estructura de investigación en salud pública y de vigilancia epidemiológica abriéndola a la participación del personal de enfermería, de manera que el sistema pasó a denominarse de la forma actual, Red Centinela Sanitaria de Castilla y León.

Esta evolución ha permitido abarcar otras realidades epidemiológicas, como son las patologías crónicas y los cuidados paliativos entre otros, consolidando a la Red como parte fundamental de los sistemas de información sanitarios en Castilla y León y afianzando su contribución a los planes y políticas de prevención y control que la Junta desarrolla en el ámbito de la salud pública, lo que facilita un abordaje más adecuado y ajustado a la realidad epidemiológica de los problemas de salud más relevantes.

La experiencia y el trabajo desarrollado por los profesionales que integran la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León a lo largo de estos 25 programas anuales la han convertido en referente nacional e internacional, siendo prueba de ello sus numerosas participaciones en programas y comités de investigación epidemiológica.

Desde 1990, los 'centinelas sanitarios' castellanos y leoneses han intervenido en diferentes investigaciones de ámbito europeo, desde la participación en el primer Eurosentinel, en el que se vigiló el sarampión, la parotiditis, la rubeola y la infección por VIH en varios países de Europa a las últimos proyectos cofinanciados por la Unión Europea para la recogida de información en Atención Primaria y la construcción de indicadores de salud europeos.

Otros proyectos que la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León ha coordinado y liderado en el conjunto nacional son el Proyecto Recent (Redes centinelas en España), referido la aplicación de un modelo homogéneo de investigación epidemiológica, clínica y en salud pública en Atención Primaria y, más recientemente, y en cooperación con otras cinco comunidades autónomas españolas, un estudio sobre la atención paliativa y de soporte en domicilio por equipos de Atención Primaria.

Actualmente, la Red colabora, además de con las ya mencionadas, con otras instituciones como el Centro de Investigación OPEN-ROME de París, con la Universidad Libre de Bruselas en estudios colaborativos internacionales y con el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana. También participa, en un trabajo puntual sobre determinantes climáticos en la estacionalidad de la gripe que lidera la Agencia Nacional Aeroespacial de Estados Unidos, la NASA.