Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Ningún reproche sanitario de Rajoy a Zapatero en el Debate del Estado de la Nación

El presidente del Ejecutivo destaca la “voluntad compartida” de las administraciones sanitarias para “mejorar la eficiencia y eficacia de las prestaciones sanitarias”

Martes, 28 de junio de 2011, a las 18:57

Leire Sopuerta Biota. Madrid
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha afirmado que la sanidad es, después de las pensiones, la partida a la que se dedica mayor volumen recursos, más de 70.000 millones de euros en este ejercicio. Así lo ha asegurado durante el ‘Debate sobre el Estado de la Nación’, que ha tenido lugar en el Congreso de los Diputados.

El presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Mariano Rajoy ha abierto su discurso asegurando que España está “manifiestamente peor” que hace un año, y ha subrayado la “gravedad” y que “todo el mundo reconoce” que el país está “muy mal”. Rajoy ha dedicado la primera parte de su intervención a la situación de la economía: “Hemos pasado en muy poco tiempo de codearnos con los mejores al furgón de cola de los más grises”. A pesar de estos reproches, Rajoy no ha realizado ninguna crítica en materia sanitaria al presidente del Gobierno.

Zapatero cree que la sanidad es “el sistema público más valorado” y “sin duda, el derecho social que representa una mayor igualdad de oportunidades del Estado de Bienestar”.

También ha destacado la “voluntad compartida” de las administraciones sanitarias para “mejorar la eficiencia y eficacia de las prestaciones sanitarias sin menoscabar en la calidad del sistema sanitario, referente a nivel internacional”.

En su discurso también ha mencionado los acuerdos en materia de racionalización del gasto farmacéutico, que ha bajado un 12% respecto al mismo periodo del año anterior, según Zapatero.

La Ley de Dependencia también ha tenido un hueco en su intervención en el Parlamento. De la norma ha destacado que 700.000 personas reciben prestaciones y que ha dado empleo a 250.000 personas.