16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

Bengoa quiere reunirse más con los consejeros de Sanidad

El consejero espera que a final de legislatura todos los vascos estén conectados al centro multicanal y todas las comarcas tengan tres o cuatro enfermedades gestionadas de forma integrada

Domingo, 20 de noviembre de 2011, a las 20:08

Ricardo López / Leire Sopuerta. Madrid
Las elecciones del 20-N han creado un nuevo mapa político, en el que el Partido Popular no solo tiene el poder nacional, sino también el de la mayoría de las comunidades. Eso hace que el consejero de Sanidad del País Vasco, Rafael Bengoa, vaya a estar muy solo en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. Un papel en el que cree que se sentirá cómodo. “Me gustará ser la voz discordante”, ha asegurado en un encuentro informal con los medios de comunicación especializados.

El consejero Rafael Bengoa.

Y, aunque ha defendido el papel de Interterritorial, Bengoa considera que es necesario un nuevo y diferente foro porque “somos un país que no tiene una discusión sobre el modelo asistencial”. De ahí que apueste por esta iniciativa. “La sanidad está mejor descentralizada, pero sí creo que hay que centralizar la gestión del conocimiento de la sanidad”. Por ello, ha asegurado que seguirá insistiendo en la creación de un foro en el que participen consejeros, directivos o directores generales, así como representantes del Ministerio de Sanidad para discutir sobre mejoras del sistema sanitario.

Para Bengoa, “en vez de ir de manera individual en la atención a crónicos o seguridad clínica, hay que compartir, y para ello estaría bien un foro que se nos permita ir en una dirección u otra. Este foro, al que vendría quien quisiese, diseminaría el conocimiento porque ahora hay comunidades haciendo cosas muy interesantes y no las compartimos”. A su juicio, sería “una buena forma de avanzar” y por ello, “espero que quien gobierne tras el 20-N piense en ello”.

El consejero vasco tiene claro la necesidad e importancia de orientar el sistema sanitario hacia el paciente crónico. A su juicio, para ser eficaces no vale solo con tomar medidas referidas a los sueldos de los profesionales, los precios de los fármacos o los proveedores, sino que hay que introducir cambios organizativos, con el fin de disponer de una asistencia continuada y no fragmentada, como en la actualidad.

Espera que en la nueva España que comienza a andar se generalice este debate “y no se quede solo en algunas comunidades autónomas”. El País Vasco puede hacer este cambio sin compañía, “pero es mejor tenerla” y, de hecho, hay otras autonomías que también trabajan en esta reorientación del sistema, como son la Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía. Aunque si Bengoa se fija en alguien, es en regiones de Suecia, Canadá, Inglaterra o Nueva Zelanda. “Estamos aprendiendo unos de otros”, ha explicado. Bengoa no establece plazos sobre el cambio de modelo. “No es algo inmediato y harán falta varias legislaturas”, ha reconocido.

Centrándose en el País Vasco y en este cambio de modelo sanitario, Bengoa ha explicado que ya hay en Bilbao y San Sebastián centros sanitarios “con grupos de clínicos que están integrándose”, lo que supone una mayor relación entre Primaria y Especializada. Y esta nueva forma de trabajar, ha dicho, recibe un “muy fuerte” apoyo por parte del Departamento. La integración, ha explicado, se está haciendo por patologías. Y espera que para el final de legislatura todas las comarcas tengan tres o cuatro enfermedades gestionadas de forma integrada por los clínicos.

Sanidad también ha puesto mucho empeño en el centro multicanal, que resuelve dudas a los pacientes y ayuda a que estos puedan ser atendidos a través del teléfono y del correo electrónico sin necesidad de salir de casa. “Espero que los más de dos millones de vascos estén conectados al centro multicanal a final de legislatura”, ha comentado. Una iniciativa relacionada con la intención de Bengoa y su equipo de que los pacientes sean activos y corresponsables de su enfermedad.

Sobre el presupuesto sanitario, Bengoa ha asegurado sentirse “satisfecho” y dice que no perjudica los proyectos ya iniciados. Respecto a la posible modificación de la ley del tabaco ante un gobierno del PP, el consejero ha dicho que “sería terrible”.