11 dic 2018 | Actualizado: 21:10

Volver a la anterior Ley Antitabaco “no tiene sentido”

La mayoría de los jóvenes encuestados valora positivamente la normativa actual

mié 23 noviembre 2011. 18.26H

Sandra Melgarejo / Foto: Pablo Eguizábal
Hay quienes opinan que la victoria del Partido Popular en las elecciones generales podría significar una vuelta a la antigua Ley Antitabaco, menos restrictiva que la que entró en vigor el 2 de enero de 2011. Sin embargo, Francisco Rodríguez Lozano, presidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), confía en que la normativa actual “sea respetada, porque no tendría ningún sentido volver atrás”, según ha comentado durante la presentación del estudio ‘Juventud y Tabaquismo’ de la Fundación Pfizer. “Los datos de cumplimiento son buenos en todas las comunidades; la población la ha aceptado, incluso los fumadores, y los sanitarios ven beneficios, como la reducción de casos de asma infantil (un 15 por ciento) y del consumo (400.000 personas), lo que reducirá las cifras de muerte por tabaquismo pasivo y activo”, ha detallado.

Francisco Rodríguez Lozano, Enrique Baca, Francisco J. García Pascual, Pedro Núñez Morgades y Alicia Acero.

En la misma línea, Enrique Baca, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Puerta de Hierro, ha indicado que “no hay ninguna razón para modificar la ley”, y Alicia Acero, asesora sociosanitaria experta en prevención, ha señalado que “no se puede plantear dar marcha atrás en una medida que genera una protección a los menores”. Por su parte, Pedro Núñez Morgades, diputado de la Asamblea de Madrid por el Partido Popular, ha asegurado que, a pesar de las reclamaciones de la hostelería, “la premisa que será atendida sobre todas las demás es la salud de los ciudadanos”. En este sentido, Rodríguez Lozano ha afirmado que “no ha habido desastres en la hostelería”.

El presidente del CNPT no solo espera que el nuevo Gobierno no dé marcha atrás en este ámbito, sino que “avance significativamente en el control del tabaquismo e impulse medidas como la fiscalidad y el precio del tabaco; la apreciación del riesgo por parte de la población; el abordaje del tratamiento del tabaquismo, y la modificación de la directiva sobre productos del tabaco”. Núñez Morgades ha añadido que “las medidas de fiscalidad son necesarias, pero la actuación en este campo tiene que incluir la prevención y la educación para la salud”.

La tasa actual de consumo de tabaco entre los españoles de 16 a 20 años alcanza el 27,5 por ciento. Como ha destacado Francisco J. García Pascual, director de la Fundación Pfizer, según el estudio ‘Juventud y Tabaquismo’, que ha analizado 1.600 entrevistas desde la perspectiva de los jóvenes españoles de 12 a 20 años y la de sus padres y madres, la gran mayoría de los jóvenes, incluidos los que fuman, valoran positivamente la ley antitabaco; el 61 por ciento cree que ha servido para reducir el consumo de tabaco, y uno de cada tres declara haber detectado una disminución en el consumo juvenil.