13 nov 2018 | Actualizado: 18:05

Vizcaya amplía el acceso a servicios sociosanitarios a todos los dependientes mayores de edad

Los únicos requisitos serán tener más de 18 años y residir en la provincia

Miércoles, 06 de junio de 2012, a las 00:19

Redacción. Madrid
La Diputación foral de Vizcaya ha aprobado en Consejo de Gobierno el Decreto foral que regula el acceso a las unidades residenciales sociosanitarias de la red foral para personas dependientes, así como las condiciones de prestación del servicio asistencial, que instaura el límite de edad, para acceder a dicho servicio, en 18 años, frente al requisito exigido hasta ahora de tener más de 60 años, según ha informado el portavoz foral, Juan María Aburto.

José Luis Bilbao, diputado general por Vizcaya.

Las cuatro residenciales sociosanitarias de la red foral, con diferente titularidad: foral, pública convenida y privada concertada y ubicadas en Bilbao, Portugalete, Amorebieta y Leioa, son un recurso asistencial de carácter temporal que presta asistencia socio-sanitaria a 1.720 personas en situación de pérdida de autonomía funcional. Con la recién aprobada adecuación se plantea una nueva regulación que instaura el límite de edad, para acceder a este servicio, en 18 años.

Las residencias de la Diputación de Vizcaya están destinadas a atender a personas dependientes, mejorar sus capacidades funcionales y su autonomía personal. El servicio de asistencia está dirigido a todas las personas con necesidades de cuidados sanitarios de baja complejidad, pero que su situación socio-familiar no permite asignar su correcta aplicación y supervisión en el domicilio, los pacientes ingresados en centros hospitalarios, los casos de difícil mantenimiento en el domicilio y en las residencias geriátricas, aquellas personas que necesitan cuidados al final de la vida y personas que el abandono del tratamiento supondría un problema para la salud pública.

Los requisitos que deben cumplir para poder hacer uso de esta prestación es ser mayor de edad y estar empadronado en el Territorio Histórico de Vizcaya. De antemano los usuarios deben acreditar necesidad social y perfil sanitario. Los servicios prestados en estas residencias socio-sanitarias es de manera temporal y la duración máxima de estancia no sobrepasa el límite de seis meses. Según datos de la Diputación, el 60 por ciento de las personas atendidas regresan a su domicilio tras su estancia en las residencias.