Redacción Médica
15 de agosto de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:25

Habilitadas un centenar de camas ante la saturación por infecciones respiratorias en Valdecilla

Se habilitarán entre 107 y 110 camas que se suman a las 37 abiertas hasta ahora

Martes, 13 de enero de 2015, a las 17:11
Redacción. Santander
La Consejería de Sanidad habilitará más de un centenar de camas en los hospitales de la región ante la “saturación” experimentada en Valdecilla, tanto en Urgencias como en ingresos, por infecciones respiratorias derivadas del virus responsable de enfriados y catarros (rinovirus) y cuando la gripe no ha llegado aún a su pico máximo de incidencia, lo que se prevé en dos semanas.

María José Sáenz de Buruaga y César Pascual.

En concreto, estos días se habilitarán entre 107 y 110 camas extras, entre las que se incluyen las 37 abiertas hasta ahora, en Valdecilla, la Residencia y Liencres, y a las que se sumarán más de medio centenar en centros dependientes de Sanidad, excluidos los hospitales de Sierrallana y Laredo, que abrirán las suyas propias para pacientes de la zona, y las que se prevén habilitar de apoyo en centros concertados, como el Hospital Santa Clotilde.

Paralelamente, se están reforzando las plantillas, con la contratación, por ejemplo, de un internista y un geriatra. Y si la
situación “empeora”, como parece que está ocurriendo en otras comunidades autónomas, se recurrirá a diversas alternativas, tales como reprogramar la actividad quirúrgica (demorando intervenciones no prioritarias o urgentes) o una mejor gestión de los ingresos (evitando estancias hospitalarias de pacientes que esperan una prueba diagnóstica).

Así lo han indicado este martes el director gerente de Valdecilla, César Pascual, y la consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, a preguntas de los periodistas sobre la situación del hospital ante la afluencia de pacientes con infecciones respiratorias.

A este respecto, han detallado que las atenciones e ingresos se corresponden, por lo general, con personas mayores, que sufren complicaciones en su estado de salud por la afección del virus del catarro y resfriado común (no el de la gripe), que deriva en neumonías y otros problemas e infecciones de carácter respiratorio.