Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:10

Valdecilla estará terminado en 2015 una vez resuelta la 'kafkiana gestión de las obras'

Insiste en reivindicar que el Gobierno central financie la conclusión del Plan Director

Domingo, 11 de agosto de 2013, a las 17:01

Redacción. Santander
Ignacio Diego, presidente de Cantabria, ha celebrado el Día de la autonomía con varias referencias “a un tema tan trascendente como el centro de excelencia que figura, de modo singular, en nuestro propio Estatuto de Autonomía: el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla”.

Ignacio Diego, a la derecha.

Con la inclusión, por vez primera en muchos años, de fondos para este centro sanitario en los Presupuestos Generales del Estado, Valdecilla ha logrado mejorar sus perspectivas de futuro: “Se hizo evidente que el problema de gestión de la recta final de las obras era prioritario sobre el de su financiación, ya que no hay nada que financiar si las obras no se ejecutan. Por ello, hemos dedicado nuestro principal esfuerzo a desatascar la kafkiana situación que encontramos y a buscar la fórmula para que Valdecilla esté terminado en 2015 como un hospital de vanguardia, orgullo del Servicio Cántabro de Salud y de toda la sanidad española”.

Según Diego, Valdecilla va a ser “un hospital público, atendido por el personal sanitario público con todos los criterios de un servicio público, de solidaridad social, igualdad de oportunidad y cohesión económica”.

El centro verá resuelto el problema de las obras y su viabilidad inmediata “gracias a la participación privada en los servicios auxiliares, muchos de los cuales ya venían estando durante años en manos de proveedores privados”. A juicio del presidente, “Cantabria sí puede hacer sostenible un excelente hospital público con la plantilla de extraordinarios profesionales sanitarios que tenemos en Valdecilla y que seguirán incluidos en el presupuesto de Cantabria de cada año”.

La reivindicación, sin embargo, no ha sido puesta en sordina mientras Cantabria desbloqueaba “la inadmisible parálisis del proceso constructivo”. Según Diego, la eficacia en las soluciones propuestas ha permitido intensificar la reivindicación para que España, de acuerdo con el espíritu de la transferencia sanitaria, “que se abandonó en 2007 y nunca se debiera haber tolerado por ninguna de las dos partes, y mucho menos por parte de Cantabria”, financie la conclusión del Plan Director de Obras de Valdecilla.