Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

La Universidad Zaragoza y enfermos de patología mitocondrial renuevan su compromiso con la investigación

Sobre todo las enfermedades de tipo neuromuscular, que actualmente no tienen cura

Martes, 25 de octubre de 2011, a las 17:57

Laboratorio de investigación médica.

E.P / Redacción. Zaragoza
La Universidad de Zaragoza (UZ) y la Asociación de Enfermos de Patología Mitocondrial (AEPMI) han renovado el convenio de colaboración, firmado hace un año, para continuar con las investigaciones que permitan encontrar fármacos que mejoren las enfermedades mitocondriales, generalmente del tipo neuromuscular, que actualmente no tienen cura.

Según ha informado la universidad, el objetivo de la colaboración es diseñar moléculas o fármacos capaces de estimular o favorecer la ruta bioquímica que existe en las mitocondrias de las células, encargadas a su vez de generar la mayor parte de la energía necesaria para las actividades de la vida.

 Las enfermedades debidas a mutaciones en el ADN mitocondrial "son muy difíciles de diagnosticar y además no cuentan con tratamiento", han explicado. Y es que, dichas mutaciones desencadenan un funcionamiento erróneo de las proteínas, de la ruta bioquímica de la mitocondria y, por tanto, originan enfermedades, casi siempre en los tejidos nerviosos y musculares.

Hasta la fecha y tras 20 años de experiencia, sus trabajos en la materia han permitido el desarrollo del proyecto de investigación 'Farmacogenómica en el campo de la Patología Mitocondrial: Desarrollo y análisis en modelos celulares de drogas que afectan al sistema de fosforilación oxidativa', dirigido por los investigadores Julio Montoya y Eduardo Ruiz Pesini, del departamento de Bioquímica, Biología Molecular y Celular de la Universidad de Zaragoza.

El grupo de investigación "está convencido de poder aportar algo a la terapia de estas enfermedades", aunque los investigadores aragoneses son conscientes que el hallazgo de una cura todavía requiere mucho tiempo, han apuntado las mismas fuentes.

En este proyecto, que cuenta con la colaboración del  grupo de investigación en Química Farmacéutica de la Universidad de Alcalá, los científicos diseñan moléculas necesarias para intentar aumentar la acción mitocondrial y posteriormente realizan los ensayos correspondientes en células en el laboratorio.