19 dic 2018 | Actualizado: 08:40

Urquía: “Mi dimisión es el fruto de una campaña de acoso y derribo”

El ex-presidente pide que se respete la decisión de la Comisión Deontológica y se reactive el proceso electoral

mar 10 septiembre 2013. 10.26H

Carlos Cristóbal. Madrid
La decisión de la OMC de paralizar temporalmente el proceso electoral tras el recurso de alzada presentado por cinco miembros de la Junta fue la gota que colmó el vaso de José María Urquía, que el pasado 29 de julio presentó su dimisión al frente del Colegio Oficial de Médicos de Guipúzcoa. Una decisión que el ya ex-presidente, que ha pedido en declaraciones a Redacción Médica la celebración de elecciones “cuanto antes”, tomó “por el bien de la institución” y “porque no tenía otro remedio” ante lo que ha calificado como una “campaña de acoso y derribo” contra su persona.

José María Urquía, ex-presidente del COM de Guipúzcoa.

Entre los argumentos esgrimidos por el recurso presentado en contra del proceso electoral destacaba el que afirmaba que dicho proceso era resultado de una decisión “unilateral”, algo que Urquía ha rechazado por completo. “En ningún caso la decisión es mía, sino que se vota en la Junta y sale adelante” ha afirmado explicando que su voto, en calidad de presidente fue el que decantó la balanza al producirse un empate a seis votos. “En pos de que el proceso fuera plenamente legal, consulté con un letrado del Consejo General de Colegios de Médicos (Cgcom) la posibilidad de hacerlo”, ha añadido.

Urquía ha abandonado el cargo, pero no lo ha hecho solo. De hecho, todos los miembros de su Junta a excepción de los cinco que formaron también parte de la anterior han dimitido por considerar que lo más acertado era convocar elecciones. Una decisión que, según ha asegurado el ex-presidente, comparte la Comisión de Deontología del colegio. “Ha considerado que se ha hecho una interpretación subjetiva de los hechos, por lo que ha solicitado la retirada de la impugnación y la convocatoria de elecciones”, ha declarado añadiendo que “han anunciado que, en caso de no tenerse en cuenta su decisión, sus miembros dimitirán en bloque”.

Un año de conflicto

Los acontecimientos han hecho temblar los cimientos del colegio, que cuenta con una Junta en vías de reconstrucción y cuya estabilidad institucional ha quedado seriamente dañada. “La mejor solución es la convocatoria de elecciones”, ha reiterado el ex-presidente, que después de un año en el cargo lleno de problemas, ni siquiera se plantea la posibilidad de presentarse. “Me encuentro abatido, no me esperaba todo esto”, ha declarando asegurando que “hubo problemas desde el primer día”. “Querían un presidente decorativo y empecé a realizar cambios demasiado pronto”, ha añadido haciendo referencia a los miembros de la Junta con quienes ha mantenido un permanente desacuerdo.