Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Urquía acusa a miembros de la anterior Junta de causar el “bloqueo” que ha motivado el adelanto electoral

La votación de la nueva Junta de Gobierno está prevista para finales de septiembre

Jueves, 04 de julio de 2013, a las 18:00

Carlos Cristóbal. Madrid
El Colegio Oficial de Médicos de Guipúzcoa vive días convulsos después de la convocatoria de elecciones anticipadas cuando no ha pasado siquiera un año desde que el actual Gobierno tomara posesión. En declaraciones concedidas a Redacción Médica, el todavía presidente del colegio, José María Urquía, ha defendido la decisión alegando que se ha tomado “por el bien de la institución” ante una situación de “bloqueo interno”.

José María Urquía, presidente del COM de Guipúzcoa.

Urquía no ha dado rodeos y ha señalado a "varios miembros de la anterior Junta" como responsables de la situación que vive la institución, y que ha derivado en el adelanto de los comicios, que se celebrarán entre los últimos días de septiembre y los primeros de octubre. “He intentado llevar a cabo un programa de Gobierno, pero se ha hecho muy difícil porque ha habido muchos problemas internos para sacar adelante las iniciativas”, ha indicado.

Entre esos problemas, el actual presidente del colegio ha destacado la no aprobación de los presupuestos en la Asamblea celebrada el 4 de mayo. “Que te echen atrás unos presupuestos es un elevado grado de moción”, ha explicado antes de reconocer que resultó determinante a la hora de adelantar las elecciones. Aunque no ha sido el único. “He tratado de incorporar un servicio de asesoría jurídica, revisar algunos aspectos del funcionamiento de la institución…Pero había quien quería que las cosas no cambiaran”, ha lamentado.

“La situación que se ha generado es muy difícil, y todo se ha focalizado sobre mi persona”, ha reconocido Urquía, que aún no tiene claro si volverá a presentarse. “Me lo estoy planteando” ha reconocido antes de aclarar que, en caso de hacerlo, sería acompañado de una candidatura “nueva”. “Quería que esta fuera una Junta de consenso en la que se tuvieran en cuenta todas las posturas posibles”, ha añadido.

La principal preocupación del presidente, que ha hablado de “desafección generalizada” entre los colegiados, ha pasado a ser el desarrollo de las elecciones. “Mi objetivo es velar por que el proceso sea limpio y no haya ningún tipo de irregularidad”, ha indicado dejando claro también su deseo de que este anticipo electoral sirva para que se demuestre “que hay interés por cambiar y renovar cosas”.