Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

UPN, PSN y CDN presentan 76 enmiendas al proyecto de ley para el proceso final de la vida

UPN pide que se haga constar el derecho a la objeción de conciencia que asiste al personal sanitario y no sanitario

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 11:53

Javier Marcotegui, José Andrés Burguete y María Chivite, portavoces en la Comisión de Salud de UPN, CDN y PSN, respectivamente.

Redacción. Pamplona
Los grupos de UPN, PSN y CDN han presentado 76 enmiendas a la proposición de ley foral de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso final de la vida, que persigue clarificar cuáles son los derechos de los ciudadanos al final de su vida, cuáles son los deberes del personal sanitario y qué garantías han de proporcionar las instituciones sanitarias públicas y privadas.

La ley, presentada por el parlamentario de NaBai y miembro de Batzarre Ioseba Eceolaza, fue admitida a trámite por el pleno del Parlamento de Navarra el pasado 14 de octubre, con el único voto en contra de UPN. Este miércoles ha concluido el plazo para la presentación de las enmiendas que serán debatidas en la Comisión de Salud del Parlamento. En concreto, UPN ha presentado 52 enmiendas; PSN, 19, y CDN, 5. IUN no ha registrado ninguna.

La proposición de ley plantea que toda persona tiene derecho a rechazar una intervención sanitaria, aunque ello pueda poner en peligro su vida. Además, se propone que el médico vele para que esta decisión sea “libre, informada, voluntaria, consciente y no esté sujeta a presiones indebidas”.

La proposición de ley señala que “las personas que se encuentren en el proceso de final de vida o que afronten decisiones relacionadas con dicho proceso tienen derecho a recibir información clínica verdadera, comprensible y adecuada a sus necesidades y requerimientos para ayudarle a tomar decisiones de una manera autónoma”. “La información será verbal por regla general, y se dejará constancia en la historia clínica”, ha añadido.

UPN: objeción y cuidados mínimos

Entre las enmiendas de UPN, la formación regionalista plantea agregar al articulado de la ley un nuevo punto que diga que “en todo caso, las autoridades sanitarias, la administración sanitaria y los profesionales médicos velarán porque todo paciente, independientemente de sus circunstancias, reciba los cuidados mínimos acordes con su dignidad según la lex artis”.

UPN considera que este punto es necesario “para prevenir posibles conflictos éticos y profesionales” y ha explicado que se debe “explicitar como criterio general la suministración de los cuidados básicos”.
Además, la formación regionalista ha presentado varias enmiendas en las que hace constar el derecho a la objeción de conciencia que asiste al personal sanitario y no sanitario del Servicio Navarro de Salud.

Igualmente, pide añadir a la exposición de motivos un nuevo párrafo que diga que “el derecho a la vida es un derecho proclamado como fundamental de la persona en el artículo 15 de la Constitución Española” y que “igualmente se contempla en textos de importancia capital como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Entre las 19 enmiendas que ha presentado el PSN, la mayoría han sido presentadas para remitir algunos aspectos a la ley foral de derechos y deberes de la personas en materia de salud en la Comunidad Foral, al entender que estas cuestiones quedan reguladas por esta norma. Ocurre así con el derecho a la intimidad personal y familiar y a la confidencialidad, el derecho al rechazo y a la retirada de una intervención, deberes respecto a la información clínica y deberes respecto a la toma de decisiones clínica.

Por su parte, el CDN propone incorporar a la ley un texto que haga referencia a la necesidad de “asegurar las condiciones que permitan a los profesionales adoptar criterios médicos con independencia, rigor, libertad profesional y atención de calidad”.