Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

UPN acusa a Comptos de hacer ‘valoraciones políticas’ por instar a realizar abortos en la sanidad pública

La oposición, salvo el PPN, apuesta por practicar las IVE en la red pública y aseguran que no se hace por “criterios ideológicos”

Martes, 23 de abril de 2013, a las 15:56

Redacción. Pamplona
El presidente de la Cámara de Comptos, Helio Robleda, ha pedido hoy al Gobierno foral que considere la posibilidad de realizar las interrupciones voluntarias del embarazo farmacológicas en el SNS-O por la diferencia económica existente respecto a centros privados y la disponibilidad de profesionales.

Helio Robleda, presidente de la Cámara de Comptos.

Robleda, quien ha opinado que hay "medios suficientes y la calificación profesional es excelente", se ha pronunciado en este sentido en una comisión parlamentaria en la que la oposición, excepto el PPN, se ha mostrado a favor de que las IVE se realicen en la sanidad pública, mientras que UPN ha justificado la actuación del Ejecutivo foral.

El presidente de la Cámara de Comptos ha comparecido en una comisión parlamentaria solicitada por Bildu, Aralar-NaBai e I-E para explicar el informe que el órgano fiscalizador ha realizado sobre el "coste de interrupción voluntaria del embarazo" en el SNS-O.

En su intervención ha recomendado analizar la conveniencia de llevar a cabo las IVE quirúrgicas en la sanidad pública considerando además de las variables económicas otras como disponibilidad de quirófano y si se opta por atender esas intervenciones en el SNS-O ha instado a prestar el apoyo necesario al personal dados los precedentes existentes.

En el caso de que se decida seguir atendiendo las IVE en el ámbito privado aboga por establecer los conciertos correspondientes con los centros con los procedimientos y condiciones incluidos en el abono de la tarifa asociado a cada prestación

El estudio "técnico" que busca "la mejora de la eficiencia de los recursos públicos", según Robleda, se ha centrado en el gasto que supone para la sanidad pública los abonos de la derivación a la sanidad privada.

El gasto del SNS-O fue en 2010 de 224.238 euros por 477 intervenciones y los centros en los que se realizaron intervenciones se localizaban en San Sebastián, Bilbao, Madrid y Zaragoza.

En 2011 hubo 946 intervenciones y los gastos ascendieron a 443.771 euros y entre los centros ese año aparece por primera vez la clínica de Ansoáin, con 219 interrupciones del embarazo. En 2012 el coste fue de 437.066 euros y las intervenciones 981, de las que en Ansoáin se realizaron 842.

Tras apuntar que no hay un concierto que regule este tipo de intervenciones con la clínica de Ansóain, ha manifestado que han trabajado con un protocolo remitido por ese centro.

El estudio refleja que no existen diferencias significativas entre la estimación del coste de la IVE farmacológica en el Hospital Virgen del Camino (HVC), el Hospital Reina Sofía y el Hospital García Orcoyen (205, 220 y 217 euros).

Sí hay diferencias en la estimación de coste de la IVE quirúrgica por los protocolos de cada organización, que en el caso del Hospital Virgen del Camino recoge que la paciente permanezca un día ingresada, mientras que los otros dos centros no lo ven necesario. Eso hace que el coste en ese caso supere los 800 euros frente a los alrededor de 600 de los otros centros.

La menor estancia de unas horas es el protocolo establecido por el 99 por ciento de los casos en España, según un informe del Ministerio, así como el seguido por la clínica de Ansoáin y en el resto de centros similares que practican esta intervención, ha apuntado Robleda.

Al comparar esos costes estimados (sin considerar el HVC) con las intervenciones de la clínica de Ansoáin, en el caso de la IVE farmacológica se concluye que el coste de la sanidad pública es la mitad (entre 205 y 220 euros) que en el ámbito privado (454 euros), en la IVE quirúrgica con anestesia regional el coste es similar y en la IVE quirúrgica con sedación en el SNS-O es inferior.

El informe alude además a la necesidad de analizar más a fondo el perfil de la mujer a la que se le practica el aborto para mejorar la prevención de embarazos no deseados.

Esta demanda ha sido suscrita por la portavoz de Bildu, Bakartxo Ruiz, quien ha subrayado que el 40 por ciento de las mujeres que abortan no utilizan medios anticonceptivos. Además ha considerado "lógicas" las recomendaciones de Comptos de practicar las IVE en la sanidad pública y de apoyar al personal.

Asun Fernández de Garaialde (Aralar-NaBai) ha opinado que los datos del departamento de Salud "no son reales", por lo que le ha pedido que "diga claramente que no quiere hacer abortos en la sanidad pública por su ideología" y ha defendido que las IVE se practiquen en la sanidad pública y se avance en la prevención.

La portavoz de I-E, Marisa de Simón, quien ha dicho que hay que tener en cuenta el "coste" que tiene para las mujeres tener que salir de Navarra, ha subrayado, al igual que las anteriores portavoces, que lo que es una "excepción", la derivación, en Navarra es "una norma" y ha denunciado "el acoso brutal" de los sanitarios.

Esto ha sido rechazado por Antonio Pérez Prados (UPN), quien ante la afirmación de que existen "prejuicios ideológicos" ha dicho que a nivel nacional menos del 3 por ciento de los abortos se realizan en el servicio público, tras lo que ha incidido en el coste superior del HVC y ha remarcado que "se cumple la ley" financiando las IVE.

Samuel Caro (PSN) ha opinado que en la actuación del Ejecutivo hay "un claro prejuicio ideológico" y ha defendido que todas las IVE se realicen en la sanidad pública.

El portavoz del PPN, Enrique Martín, ha sostenido, como ginecólogo de la sanidad pública, que nunca ningún departamento de Salud ha dado instrucción expresa tanto indicando como prohibiendo una prestación reconocida en la cartera de salud y ha cuestionado la creación de un registro de objetores.