Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Una treintena de farmacias cuentan con la certificación de calidad de la consejería

La primera en obtener este distintivo fue la del titular Manuel Ojeda Casares en Sevilla

Miércoles, 26 de marzo de 2014, a las 13:31
Redacción.Sevilla
Un total de 31 oficinas de farmacia de la comunidad cuentan actualmente con la certificación de calidad de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales tras haber superado el programa específico para la obtención de este distintivo de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA). Además de estos establecimientos con sello de calidad vigente (repartidos por las provincias de Málaga, Sevilla, Almería, Cádiz y Córdoba), otras dos oficinas de farmacia se encuentran en proceso de obtener la certificación. De todas ellas, la primera en obtener este distintivo fue la del titular Manuel Ojeda Casares, en Sevilla, que además recientemente ha vuelto a conseguir el certificado.

Las oficinas de farmacia son centros sanitarios privados pero que cumplen con una función pública importante, ya que sus profesionales colaboran en el desempeño de la prestación farmacéutica para garantizar el uso racional del medicamento y participan en la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud entre la población. Así, la ACSA establece en su programa de certificación, entre otros criterios, la accesibilidad y continuidad de la asistencia farmacéutica y la participación activa del farmacéutico en la indicación, dispensación y seguimiento de los tratamientos farmacoterapéuticos, así como su cooperación con otros profesionales sanitarios para conseguir resultados que mejoren la calidad de vida del paciente.

Otros aspectos importantes que la ACSA tiene en cuenta son en qué medida la oficina de farmacia se implica en capacitar a los ciudadanos y comunidades para que incrementen el conocimiento sobre los determinantes de su salud y qué logros alcanzan estos establecimientos en la prestación de servicios y en la consecución de metas y objetivos relacionados con su actividad profesional.

Respecto al proceso de acreditación, en una primera fase los propios farmacéuticos realizan la autoevaluación de la oficina de farmacia, detectando sus puntos fuertes, sus potencialidades y sus áreas de mejora y posteriormente reciben una visita de valoración por parte de los evaluadores externos de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, quienes emiten un informe con el resultado del proceso, que dura en torno a los tres meses. Este trabajo de autoevaluación que realizan los farmacéuticos les lleva a asumir una nueva manera de organizar la oficina de farmacia, de replantearse el quehacer diario, detectando áreas de mejora, o aspectos en los que la oficina debe mejorar y aportando soluciones a dichos aspectos.