21 nov 2018 | Actualizado: 19:20
Martes, 02 de diciembre de 2014, a las 18:05
Redacción. Palma
El Parlamento ha aprobado en pleno el Decreto Ley que modifica la ordenación farmacéutica. Según el diputado popular, Fernando Rubio, “es una modificación necesaria, ya que el régimen actual de ordenación farmacéutica no se ajusta a la realidad según los datos de población del INE”. Además, ha explicado que “la ley anterior no regula un auténtico sistema de planificación farmacéutica y tampoco regula una potestad organizativa de la Administración que pueda garantizar un sistema de distribución adecuado de las farmacias dentro de nuestro territorio”.
 

Fernando Rubio.

Asimismo, Rubio ha manifestado que “es necesario que se establezcan catálogos y plantas farmacéuticas, distancias mínimas para garantizar una distribución correcta que abastezca a la totalidad de la población y garantizar la viabilidad económica de la farmacia, evitando de este modo que tengan que recibir fondos públicos para su sustento”. Por ello, ha señalado que “quien debe planificar la ordenación farmacéutica y aprobar el catálogo de oficinas debería ser la administración, ya que esta ordenación se debe desarrollar desde un punto de vista global y ha de tener en cuenta datos reales y actualizados periódicamente sobre la población de una determinada zona, tanto habitual como meramente estacional”. Por el contrario, “con la ley anterior, la iniciativa para promover la autorización de una nueva oficina de farmacia recaía en la parte interesada y no en la Administración. Esto es perjudicial ya que no hay informes de movilidad ni estudios previos por parte de la Administración para analizar la idoneidad de una nueva oficina de farmacia”, ha añadido el diputado.
 
Por otro lado, Rubio ha recordado que “actualmente hay un total de 436 oficinas de farmacia abiertas al público. El hecho de no contar con una planificación previa de oficinas de farmacia ha supuesto la excesiva concentración de oficinas en núcleos de población que experimentan unas grandes reducciones de población durante 7 u 8 meses al año, respeto al aumento de población que se produce en temporada alta”.  Asimismo, ha explicado que “existe la población estacional, la cual no tiene las mismas necesidades que la población habitual. A esta última se debe ofrecer un servicio que permita cubrir sus necesidades diarias. Por el contrario, la población estacional normalmente tiene cubiertas sus necesidades ordinarias de medicamentos, y acudirá a una farmacia de forma esporádica. Por ello, los módulos de población estacional deben ser más elevados”.
 
También ha señalado que “las excesivas concentraciones han afectado a la viabilidad económica de muchas farmacias, las cuales han tenido que solicitar ayudas públicas a la Administración. Esta situación demuestra que el sistema actual no funciona. No nos podemos permitir un número excesivo de autorizaciones de oficinas que después no se puedan sostener por ellos mismos y necesiten el sustento del Govern. Esto justifica la urgencia de este Decreto Ley”.  “El sistema anterior no se adecua a la realidad y ha sido necesaria la reforma legal del sistema  de planificación farmacéutica de manera que se pueda garantizar la prestación farmacéutica a tota la población y garantizar la viabilidad económica”, ha explicado Rubio.
 
Para finalizar, el diputado ha manifestado que “con este nuevo Decreto Ley no se podrá convocar un nuevo concurso sin revisar las oficinas de farmacia actualmente autorizadas, no se podrán conceder oficinas si no se ajustan a las necesidades reales, o si son inviables en la práctica”.
 Además, ha explicado que “la ley anterior no regula un auténtico sistema de planificación farmacéutica y tampoco regula una potestad organizativa de la Administración que pueda garantizar un sistema de distribución adecuado de las farmacias dentro de nuestro territorio”.

Asimismo, Rubio ha manifestado que “es necesario que se establezcan catálogos y plantas farmacéuticas, distancias mínimas para garantizar una distribución correcta que abastezca a la totalidad de la población y garantizar la viabilidad económica de la farmacia, evitando de este modo que tengan que recibir fondos públicos para su sustento”. Por ello, ha señalado que “quien debe planificar la ordenación farmacéutica y aprobar el catálogo de oficinas debería ser la administración, ya que esta ordenación se debe desarrollar desde un punto de vista global y ha de tener en cuenta datos reales y actualizados periódicamente sobre la población de una determinada zona, tanto habitual como meramente estacional”. Por el contrario, “con la ley anterior, la iniciativa para promover la autorización de una nueva oficina de farmacia recaía en la parte interesada y no en la Administración. Esto es perjudicial ya que no hay informes de movilidad ni estudios previos por parte de la Administración para analizar la idoneidad de una nueva oficina de farmacia”, ha añadido el diputado.

Por otro lado, Rubio ha recordado que “actualmente hay un total de 436 oficinas de farmacia abiertas al público. El hecho de no contar con una planificación previa de oficinas de farmacia ha supuesto la excesiva concentración de oficinas en núcleos de población que experimentan unas grandes reducciones de población durante 7 u 8 meses al año, respeto al aumento de población que se produce en temporada alta”.  Asimismo, ha explicado que “existe la población estacional, la cual no tiene las mismas necesidades que la población habitual. A esta última se debe ofrecer un servicio que permita cubrir sus necesidades diarias. Por el contrario, la población estacional normalmente tiene cubiertas sus necesidades ordinarias de medicamentos, y acudirá a una farmacia de forma esporádica. Por ello, los módulos de población estacional deben ser más elevados”.

También ha señalado que “las excesivas concentraciones han afectado a la viabilidad económica de muchas farmacias, las cuales han tenido que solicitar ayudas públicas a la Administración. Esta situación demuestra que el sistema actual no funciona. No nos podemos permitir un número excesivo de autorizaciones de oficinas que después no se puedan sostener por ellos mismos y necesiten el sustento del Govern. Esto justifica la urgencia de este Decreto Ley”.  “El sistema anterior no se adecua a la realidad y ha sido necesaria la reforma legal del sistema  de planificación farmacéutica de manera que se pueda garantizar la prestación farmacéutica a tota la población y garantizar la viabilidad económica”, ha explicado Rubio.

Para finalizar, el diputado ha manifestado que “con este nuevo Decreto Ley no se podrá convocar un nuevo concurso sin revisar las oficinas de farmacia actualmente autorizadas, no se podrán conceder oficinas si no se ajustan a las necesidades reales, o si son inviables en la práctica”.

ENLACE RELACIONADO:

Cabrer considera “agotada” la regulación actual de Ordenación Farmacéutica (01/12/14)