Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

La relación entre el autismo y la triple vírica queda descartada

La inoculación contra sarampión, paperas y rubeola no se asocia con la aparición de uno de estos trastornos

Miércoles, 22 de abril de 2015, a las 19:06
Redacción. Madrid
Un nuevo estudio financiado por los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, realizado en alrededor de 95.000 niños, ha confirmado que no hay ninguna relación entre el autismo y la vacuna triple vírica.  Los  resultados de la investigación, publicados en la revista ‘Journal of the American Medical Association (JAMA), han corroborado  que la inoculación contra sarampión, paperas y rubeola no se asocia con la aparición de uno de estos trastornos, ni siquiera en aquellos niños con hermanos afectados por una patología de este tipo.

"No se observó ninguna asociación entre la vacunación triple vírica y el aumento del riesgo de autismo, ni tampoco hubo diferencias en función de si recibieron una o dos dosis de la vacuna, ni siquiera en los niños que tenían hermanos con autismo", han precisado.

De los  95.727 menores incluidos en el estudio, un total de 1.929 (2,01 por ciento) tenían un hermano mayor con autismo. En total, 994 (1,04%) de la cohorte fueron diagnosticados con autismo durante el seguimiento del estudio, siendo más frecuentes los casos entre los menores que tenían un hermano mayor con el trastorno: 134 casos (6,9%) frente a 860 (0,9%) sin antecedentes de la enfermedad en la familia.

La tasa de vacunación triple vírica (con al menos una dosis) en los niños sin hermanos con autismo fue del 84 por ciento (78.564) a los 2 años y de hasta el 92 por ciento (86.063) a los cinco años, mientras que en los menores con hermanos autistas fue algo menor (73% a los dos años, un 86% a los cinco años). Sin embargo, en ninguno de los casos se asoció el uso de la vacuna con un mayor riesgo de autismo.

ENLACES RELACIONADOS

Sanidad adelanta la triple vírica a los 4 años de edad  (27/12/2015)