Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:55

Una aplicación reduce el 80% el tiempo de asistencia tras infarto

Los enfermos cardiovasculares son atendidos en un intervalo de 16 minutos

Martes, 04 de febrero de 2014, a las 16:21
Redacción. Murcia
El tiempo de respuesta ante una crisis en un paciente con problemas cardiovasculares resulta fundamental para reducir los índices de mortalidad y las posibles secuelas. A partir de esta premisa, Tomás Vicente, jefe de Cardiología del Hospital Reina Sofía de Murcia, y Carlos Jiménez, analista de sistemas experto en telemedicina, han desarrollado una aplicación que permite reducir hasta en el 80 por ciento el tiempo que tardan en ser atendidos quienes sufren una alteración cardiaca grave.

Tomás Vicente y Carlos Jiménez, impulsores del proyecto, con un prototipo de la camiseta.


En la actualidad, el tiempo medio que un paciente tarda en solicitar asistencia desde la aparición de los primeros síntomas oscila entre los 60 y los 160 minutos. Con la aplicación del sistema Copcar, que así se denomina este proyecto, este intervalo se reduciría hasta los 16 minutos, ya que se reduce de forma significativa el tiempo que transcurre desde que se inicia la crisis hasta que se solicita ayuda.

Esto se debe a que la aplicación, que se integra en la plataforma informática del 112, detecta de forma inmediata cuando se produce una situación de riesgo sin necesidad de intervención alguna por parte del paciente, contactando de forma automática con los servicios de emergencia.

El sistema Copcar permite monitorizar al paciente en tiempo real a través de una aplicación móvil vinculada a una camiseta. Todo el proceso está gestionado por una unidad de control en la que el médico ha establecido una serie de parámetros que permiten conocer de forma remota si existe algún problema.

“El buen uso de las tecnologías ha representado siempre un beneficio para la salud. Este proyecto tiene por objeto integrar el conocimiento clínico con los avances tecnológicos para conseguir mejoras en el control y asistencia en ciertas patologías”, ha explicado Carlos Jiménez.

Por su parte, Tomás Vicente, ha indicado que “nuestro sistema generara alarmas médicas que serán interpretadas en un sistema informático diagnosticando rápidamente eventos cardiacos potencialmente mortales o de extrema gravedad, tales como la muerte súbita, trastornos del ritmo cardiaco graves y la cardiopatía isquémica aguda, entre otros”.

Junto con los beneficios para los pacientes, el sistema Copcar también supone un ahorro de costes ya que identifica aquellas situaciones que realmente requieren un tratamiento sanitario y descarta aquellas que no lo son, lo que ayudará a reducir las hospitalizaciones y las pruebas médicas innecesarias.