16 nov 2018 | Actualizado: 18:20
Jueves, 13 de octubre de 2011, a las 17:12

Gádor Callejón.

Redacción. Tenerife
Un estudio realizado por Gádor Callejón, farmacéutica hospitalaria del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha revelado que uno de cada tres pacientes que acude al servicio de Urgencias del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria (HUNSC) lo hace por problemas de salud relacionados con los medicamentos.

Esta conclusión se extrae de la tesis doctoral “Resultados Negativos asociados a la Medicación (RNM) que causan consultas en el servicio de Urgencias de un hospital de tercer nivel”, dirigida por un grupo de investigadores del HUNSC y de Toxicología de la Universidad de La Laguna (ULL).

Se trata de una investigación pionera en Canarias cuyo objetivo ha sido documentar cómo son utilizados los medicamentos en la población. Para ello se ha analizado una muestra representativa de 1.800 pacientes siguiendo una rigurosa metodología.

En 2006 y durante seis meses, los servicios de Farmacia Hospitalaria y Urgencias del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria recogieron y analizaron datos de problemas de salud del paciente, consumo de fármacos, hábitos de vida e información demográfica y sociológica mediante una entrevista se cumplimentaron unos cuestionarios con la autorización previa del paciente, concluyendo que el 35 por ciento de las urgencias atendidas en esta muestra estaba relacionadas con resultados negativos en la salud por farmacoterapia.

De hecho, un 11,6 por ciento de los pacientes tuvieron que ser hospitalizados por problemas de salud relacionados con algún medicamento. Otro aspecto relevante es que el 71 por ciento de los casos se podrían haber evitado.

En este sentido, los grupos de medicamentos más consumidos corresponden al sistema nervioso que incluye a los analgésicos y en segundo lugar, al grupo de fármacos que afectan al aparato digestivo y al metabolismo, como son los protectores gástricos y los antidiabéticos.