Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Un sistema de prevención de tromboembolismo venoso podría ahorrar 30 millones anuales al SNS

Gracias a un programa informático que reduce un 50 por ciento los casos en pacientes hospitalizados

Jueves, 16 de junio de 2011, a las 18:00

José Antonio Páramo,
del Departamento
de Hematología y Hemoterapia de la Clínica Universidad de Navarra.

Redacción. Pamplona
La implantación de un sistema informático de alertas para prevenir el tromboembolismo venoso en todos los hospitales españoles supondría un ahorro anual cercano a los 30 millones de euros, al evitar los costes derivados de esta patología. Según un estudio elaborado por especialistas de la Clínica Universidad de Navarra, este impacto económico vendría derivado de la reducción en un 50 por ciento de los casos de tromboembolismo en pacientes hospitalizados, disminución conseguida gracias a la implementación de esta aplicación informática desarrollada por un equipo de propia Clínica. Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista científica de la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasis, según ha informado la Clínica.

José Antonio Páramo, codirector del Departamento de Hematología y Hemoterapia de la Clínica Universidad de Navarra y uno de los autores del estudio, ha explicado que el tromboembolismo es “la primera causa prevenible de mortalidad hospitalaria y, por tanto, es una prioridad para la seguridad de los pacientes hospitalizados”. “Pese a la morbi-mortalidad y el consumo de recursos sanitarios derivados de los tromboembolismos, la profilaxis sigue siendo infrautilizada", ha indicado.

Precisamente, la Clínica Universidad de Navarra desarrolló en 2006 una aplicación informática pionera en España que, "basándose en los datos de las historia clínica informatizada, calcula diariamente el riesgo trombótico de todos los pacientes hospitalizados". "En aquellos en los que el riesgo es alto, el médico responsable recibe una alerta para que paute medidas profilácticas, bien físicas o farmacológicas", ha explicado Ramón Lecumberri, especialista del Departamento de Hematología y Hemoterapia y autor del estudio.