19 nov 2018 | Actualizado: 12:10

Un sistema de liberación de fármacos a nivel local ayuda a prevenir el rechazo del trasplante

Es una investigación conjunta de universidades de Estados Unidos, India y Suiza

Miércoles, 13 de agosto de 2014, a las 20:43
Redacción. Madrid
Una equipo de investigadores del Hospital Brigham y de Mujeres (BWH, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, el Instituto de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa de Bangalore, en India, y el Hospital de la Universidad de Berna, en Suiza, ha desarrollado una forma de administrar fármacos inmunosupresores a nivel local y cuando se necesite, con el uso de un biomaterial que se autoensambla en hidrogel (gelatinoso) para prevenir el rechazo de un trasplante.

El nuevo sistema es capaz de ofrecer la dispensación selectiva y controlada de medicamentos, donde y cuando se necesita. Después de un injerto de tejido, los médicos administran a los receptores del transplante medicamentos inmunosupresores para evitar que el sistema inmunológico de su cuerpo rechace y ataque la nueva parte del cuerpo, pero estos fármacos tienen toxicidades asociadas, así como efectos secundarios, porque la supresión del sistema inmune puede hacer a un paciente vulnerable a la infección.

"Este nuevo enfoque de la administración del tratamiento inmunosupresor sugiere que la administración local del fármaco en el tejido injertado tiene beneficios en la reducción de la toxicidad, además de mejorar notablemente los resultados terapéuticos, y puede dar lugar a un cambio de paradigma en la terapia inmunosupresora clínica en la cirugía de trasplante", afirma el coautor Jeff Karp, de la División de Ingeniería Biomédica del Departamento de Medicina de BWH.

"La liberación continua de medicamentos, independientemente de la gravedad de la enfermedad, es un sello distintivo de los métodos de dispensación de fármacos existentes y podría ser una cosa del pasado. La dispensación de un fármaco dirigida a la infección ofrece una explotación prudente de medicamentos inyectados localmente que alargan su entrega durante meses al tiempo que eliminan la toxicidad sistémica", explica Robert Rieben, profesor asociado de Inmunología del Transplante del Departamento de Investigación Clínica de la Universidad de Berna.

Los científicos desarrollaron un hidrogel cargado con el fármaco inmunosupresor tacrolimus. La combinación del hidrogel y el medicamento se inyecta debajo de la piel tras la cirugía de trasplante, de forma que el hidrogel permanece inactivo hasta que se detecta una inflamación o respuesta inmune en el sitio del trasplante, en cuyo punto se libera el fármaco inmunosupresor durante meses localmente dentro del injerto trasplantado.

En los estudios preclínicos llevados a cabo por los investigadores, una inyección local una sola vez del combinado de hidrogel y fármacos evitó el rechazo del injerto durante más de cien días en comparación con los 35,5 días para los beneficiarios que recibieron sólo tacrolimus y 11 días para los receptores sin tratamiento o a los que sólo se les inyectó el hidrogel.

Esta técnica nueva, que se detalla en un artículo que se publica en la edición digital de este miércoles de 'Science Translational Medicine', también se puede aplicar en situaciones médicas fuera de la cirugía de trasplante. "Funciona durante más de tres meses a partir de una sola inyección y tiene grandes implicaciones --resume Karp--. Casi todas las enfermedades tienen un componente inflamatorio, por lo que creemos que los materiales que hemos desarrollado podrían ser empleados para el tratamiento localizado de varias enfermedades inflamatorias".

Según otro de los autores, el doctor Praveen Kumar Vemula, este enfoque evita la necesidad de tomar medicamentos diarios. "Tenemos previsto ampliar este prototipo para el tratamiento de numerosas enfermedades como la psoriasis, la artritis y el cáncer", afirma Vemula, afiliado con el Instituto de Biología de Células Madre y Medicina Regenerativa de Bangalore, India, que desarrolló el hidrogel con Karp mientras hacía su postdoctorado en el laboratorio de Karp.