Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 16:40

Un programa para enfermedades musculoesqueléticas del Valdecilla y la Gerencia de AP permitirá ahorrar más de 9 millones al año

En Cantabria, el coste asociado a las bajas laborales que producen supera los 23 millones anuales

Martes, 08 de mayo de 2012, a las 13:15

Redacción. Santander
El Hospital Marqués de Valdecilla se ha convertido en uno de los primeros hospitales de España en implantar el Programa de Intervención Temprana en Incapacidad Temporal por Enfermedades Musculoesqueléticas (IT-EM), que cuenta con la colaboración de Abbott y General Electric, y con el que se pueden llegar a ahorrar más de 9 millones de euros en un solo año en toda la Comunidad.

De izq. a dcha., Miguel Ángel González Gay, responsable Servicio Reumatología Marqués de Valdecilla; Antonio Martínez Torre, subdirector de continuidad asistencial Marqués de Valdecilla y Juan Ángel Jover; jefe servicio de Reumatología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

En Cantabria el coste asociado a las bajas laborales producidas por enfermedades musculoesqueléticas supera los 23 millones de euros anuales. Gracias a la implantación de este programa, el centro cántabro puede conseguir reducir sus costes en esta área hasta en un 40 por ciento.

Así lo ha manifestado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Santander Juan Ángel Jover, Jefe del Servicio de Reumatología del Hospital San Carlos de Madrid y coordinador del Programa. En el acto, el especialista ha estado acompañado por José Francisco Díaz Ruiz, Director General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales del Gobierno de Cantabria, César Pascual Fernández, Gerente del Marqués de Valdecilla y García del Río, Gerente de Atención Primaria, entre otros expertos y autoridades sanitarias locales.

El Programa de Intervención Temprana en Incapacidad Temporal por Enfermedades Musculoesqueléticas consiste en el abordaje del paciente con trastornos musculoesqueléticos por parte de un reumatólogo desde la primera semana en la que el médico de atención primaria le expide el parte de baja. Este tipo de actuación, que requiere de una estrecha colaboración entre los niveles asistenciales, permite la reducción de los días de baja hasta en un 40 por ciento y, por lo tanto, los costes asociados hasta casi la mitad2, según demostró el estudio realizado por Jover en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Para el experto, el principal objetivo de este Programa es “eliminar los cuellos de botella que impiden que las personas con trastornos musculoesqueléticos puedan volver al trabajo. Para ello, y gracias a la interacción entre el médico de AP y el reumatólogo se identifica el problema y de una forma rápida y eficaz se reducen los días de baja, con la consiguiente disminución de los costes asociados, que en esta Comunidad podrían llegar hasta los 9 millones de euros, y obteniendo una enorme satisfacción por parte del paciente, que puede retomar su actividad habitual cuanto antes”.