Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Un nuevo modelo de dispensación facilita a los pacientes con diabetes el acceso a las tiras reactivas

A corto plazo, se han reducido los costes en cuantías superiores a los previstos con la compra centralizada, sin que esto suponga gastos adicionales a los usuarios

Lunes, 17 de junio de 2013, a las 13:04

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
Un nuevo modelo de dispensación implantado por la Consejería de Sanidad facilita a los pacientes canarios con diabetes el acceso a las tiras reactivas para la determinación de la glucemia capilar.

De este modo, el Ejecutivo explica que el sistema implantado -consistente en la retirada de los envases en las oficinas de farmacia mediante receta oficial- es más accesible para los usuarios que el modelo de compra centralizada existente en las diferentes comunidades autónomas y matiza que no conlleva costes adicionales.

J. Mª Reyes, directora del Servicio de Salud.

El sistema ve así mejorada su eficiencia tras la incorporación de un conjunto de medidas de uso racional y la reducción de los precios de compra, propiciando un descenso del 20,43 por ciento del consumo mensual de envases y del 55,28 por ciento del gasto anual en la compra de este producto.

Según un estudio de la Dirección General de Programas Asistenciales, el sistema de compra que se mantiene en otras comunidades es más limitado e implica costes añadidos para el Servicio de Salud y los propios usuarios, como son el cambio de los medidores de glucemia, el empleo de horas de formación del personal de enfermería o los gastos de transporte para su distribución.

Uso racional

Según los resultados obtenidos en el análisis comparativo han permitido al Servicio Canario de la Salud aplicar tres medidas encaminadas a promover un uso más racional del producto y reducir los costes de compra, dirigidos a profesionales sanitarios, empresas farmacéuticas y usuarios.

Estas medidas han consistido en informar a los profesionales sanitarios de Medicina y Enfermería sobre el consumo del producto y la promoción de un uso más racional; negociar precios de referencia con las empresas farmacéuticas proveedoras y sensibilizar a los pacientes diabéticos sobre el uso más adecuado de las tiras.

Además, a corto plazo, se han reducido los costes en cuantías superiores a los previstos con la compra centralizada, sin que esto suponga inconvenientes ni gastos adicionales a los usuarios.

Finalmente, los pacientes han podido continuar con el medidor adecuado a sus necesidades y características personales, con la opción de retirar el producto sanitario en la oficina de farmacia más cercana a su entorno familiar o laboral.