14 nov 2018 | Actualizado: 21:20

Un modelo sin la distribución de gama completa actual costaría casi 800 millones más

Jiménez Palacios: “El sistema necesita mayores recursos para garantizar la calidad y la incorporación de innovaciones”

Martes, 25 de octubre de 2011, a las 18:24

Félix Espoz / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
El acceso de los pacientes a sus tratamientos costaría casi 800 millones más al año a la los laboratorios y a las farmacias si no se conserva el modelo de distribución actual, lo que pondría en riesgo el sistema, según ha señalado Antonio Mingorance, presidente de Fedifar, en el Foro de la Distribución Farmacéutica 2011.

Antonio Mingorance, María Dolores Vaquero, directora general de Farmacia; Francisco Iniesta, director del IESE; Alfonso Jiménez Palacios, Laura González Molero, presidenta de Merk España, y Miguel Valdés, director general de Fedifar.

El presidente de la Federación ha asegurado que el escenario actual presenta una “inestabilidad” que obligará a las empresas a no sólo quejarse, sino a aportar soluciones tanto a la farmacia como a la sociedad.

En la inauguración del foro, organizado por Fedifar con la colaboración de Merk, Alfonso Jiménez Palacios, secretario general de Sanidad, ha coincidido en que “no son tiempos fáciles”, pero ha asegurado que una de las razones por las que la difícil situación económica no está teniendo repercusiones sociales más graves es “gracias a nuestro excelente sistema sanitario”.

Mingorance asegura que las empresas tendrán que responder a las necesidades de la sociedad.

Jiménez Palacios explica que habrá que tomar medidas para mejorar la eficiencia.

Por este motivo, ha señalado que hay que “ser cuidadoso” con las decisiones que se toman respecto al sistema, porque “no se pueden poner en peligro sus pilares básicos y principios”. Si bien, ha agregado que va ser necesario tomar medidas que o hagan más eficiente.

Además, “por muy eficaces que seamos, el sistema necesita mayores recursos para garantizar la calidad y la incorporación de innovaciones”, ha manifestado, a la vez que ha añadido: “Es uno de los grandes retos que hay que afrontar”.

Un modelo en riesgo

Desde Fedifar señalan se está poniendo en riesgo el modelo. “Las constantes bajadas de los ingresos de las empresas por las medidas de contención del gasto farmacéutico han colocado su margen unitario en un 45 por ciento menos que en 1997. Un volumen estancado desde 2007, un menor margen unitario y unos precios medios que crecen por debajo de la inflación, hacen que peligre el servicio al ciudadano”.


Antonio Abril, presidente de Hefame, y Mariano Fernández, vicepresidente de Cecofar. A su derecha, Matilde Sánchez Reyes, vicesecretaria de Cecofar; Sofía Fuentes del Río, presidenta de Cecofar, y Lola del Hoyo, directora de comunicación de Cecofar.

Luis Barenys, presidente de Federación Farmacéutica, y Juan Carlos Mampaso, director general del Sigre. A su derecha, Juan Ramón Vicente, tesorero de Cofex; María Luisa Picado, secretaria de Cofex; Pablo Ramos, presidente de Cofas, y Javier Bravo, director general de Cofex.

Durante el foro se analizaron todos estos datos recogidos dentro del informe ‘El valor de la distribución farmacéutica de gama completa en España’ elaborado por Natalia Yankovic, Eduard Calvo y Alejandro Lago, del IESE Business School.

Yankovic, en su presentación, ha explicado que sin la distribución de gama completa el acceso a los medicamentos sería más complejo y más caro. Ha basado su afirmación en que la alta frecuencia de aprovisionamiento de la distribución reduce el inventario medio y los metros cuadrados de almacén que necesitan las farmacias. También, el suministro urgente (cada 3-6 horas) permite un alto nivel de servicio con un stock de seguridad muy limitado o nulo. Y ha argumentado que la distribución posibilita un acceso a un catálogo de medicamentos muy amplio (incluso los productos de baja rotación).

En referencia a los laboratorios, la distribución de gama completa les permite alcanzar la total capilaridad de la red de ventas (más de 21.000 farmacias).

Por su parte, Calvo, tras analizar el volumen de ventas por unidades de la distribución y sus márgenes y el escenario de la actual prestación que realiza, que ha definido como “productiva, competitiva y eficiente”, ha sugerido dos posibles vías de negocio para futuro, la Farmacia Hospitalaria y el ‘homecare’.

Para este experto, la partida de Farmacia Hospitalaria es la que más crece y la distribución casi no está implicada, por lo que podría ser interesante ‘per se’. Pero ha afirmado que el aumento de número de pacientes hacia estos servicios, en gran medida por los cambios en la catalogación de medicamentos, está haciendo que se planteen “pedir a los laboratorios que hagan distribución directa al paciente” (‘homecare’), con personal cualificado para tal fin. “Un servicio que también podría plantearse la distribución”.


Eladio González, vicepresidente de Fedifar; Mateo Colom, vicepresidente de Cooperativa de Farmacéuticos, y José María Oleo, presidente de Cofarme. A su derecha, Manuel Valido, presidente de Cofarca, y Juan Acosta, vicepresidente de Hefame.

Javier López, director general de Hefame, y Stefano Dessena, director general de Alliance Healthcare. A su derecha, Luis Ortega, secretario de Cofaran; Leandro Martínez, presidente de Cofaran, e Ignacio Pérez, director de Marketing del Grupo Farmanova.

Natalia Yankovic, Alejandro Lago y Eduard Calvo, del IESE Business School. A su derecha, Jean Paul Bouyat, vicepresidente de Hefame, y Félix Martínez López Brea, tesorero de Cofares.

Mingorance, Jiménez Palacios y González Molero en su intervención en el foro que fue un éxito de asistencia.