16 dic 2018 | Actualizado: 19:00

Un estudio revela que la atención a la dependencia genera empleo, riqueza y retorna el 66% de la inversión pública

Hasta 2010, ha creado 5.000 empleos y una producción económica de 330 millones de euros, de los que 71 han vuelto a la administración en forma de cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF e IVA

jue 05 mayo 2011. 01.08H

Redacción. Santander
La atención a personas en situación de dependencia ha creado hasta 2010, cuando Cantabria atendía a 10.500 personas, 5.000 empleos directos e indirectos, una producción económica de 330 millones de euros y un retorno para la Hacienda Pública del 66 por ciento de lo invertido desde el Gobierno en este sector.

Gorostiaga, en el centro, durante la presentación.

Así lo revela un estudio sobre el impacto económico que tiene la atención a las personas dependientes, presentado hoy por la Vicepresidenta de Cantabria, Dolores Gorostiaga, que pone de manifiesto que la inversión en servicios sociales contribuye de manera "importante" a la generación de actividad económica y de empleo.

Gorostiaga ha explicado que la actividad profesional realizada por estos más de 5.000 profesionales exige una inversión, en forma de salarios, de 102 millones de euros anuales, y que por cada millón de euros que se invierte desde el Gobierno en fortalecer el sistema de protección a la dependencia, este sector genera 36 puestos de trabajo estables.

Además, de la producción económica reseñada, 330 millones de euros anuales, casi 71 millones retornan a la propia Administración de Cantabria en forma de cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF e IVA. Es decir, por cada euro que el Gobierno invierte en el desarrollo del sector de la dependencia y los servicios sociales, se produce un retorno de 0.66 euros, o lo que es lo mismo, el 66 por ciento de la inversión realizada regresa a las arcas públicas.

El estudio revela también que, en el periodo 2006¿2010, las afiliaciones a la Seguridad Social en actividades relacionadas con los servicios sociales y la Ley de Dependencia se ha incrementado en más de un 40 por ciento, mientras que el total de afiliaciones desciende paulatinamente, hasta alcanzar una reducción del 4,3%.

Entre las concusiones del estudio destacadas por la Vicepresidenta se encuentra, además, la racionalización que el desarrollo del sistema de protección a la dependencia representa para el gasto sanitario, ya que, ha dicho, los cuidados paliativos y de rehabilitación de una persona dependiente cuestan el doble en un centro sanitario que en un centro de día o residencial.