Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Un estudio del Hospital de Parapléjicos busca definir las regiones neurogénicas de reemplazo celular

Wings For Life patrocina la investigación en el centro sobre la capacidad de la médula espinal de generar neuronas

Lunes, 17 de marzo de 2014, a las 15:39
Redacción. Toledo
La fundación de Red Bull, Wings For life, dedicada a financiar proyectos estratégicos de investigación en lesión medular en todo el mundo, está patrocinando un proyecto del laboratorio de Neuroinflamación del  Hospital Nacional de Parapléjicos, centro que gestiona el Sescam, destinado a entender los mecanismos y áreas donde se generan neuronas en la médula espinal.

Daniel Ovejero.

El reemplazo de las células que se pierden como consecuencia de una lesión medular es un objetivo largamente perseguido por la comunidad científica internacional. Según Daniel Ovejero, investigador responsable del estudio, “los investigadores pretendemos recuperar principalmente neuronas y oligodendrocitos, cuya ausencia limita de manera crítica la transmisión nerviosa y el control de los circuitos cerebrales y medulares”.

Tradicionalmente, se ha asumido que el sistema nervioso no tiene capacidad de regeneración ni de formar nuevas neuronas. Por ello, se ha intentado el reemplazo celular mediante transplantes, es decir, aportando las células que faltan “desde fuera”. “Sin embargo, esta estrategia presenta enormes complicaciones técnicas y se encuentra, actualmente, con grandes obstáculos”, ha afirmado Daniel Ovejero.

El descubrimiento de la “neurogénesis” en mamíferos adultos, que supone la producción de nuevas neuronas en regiones muy concretas del cerebro, cambió la concepción del mismo como un órgano incapaz de regenerarse. Recientemente se ha descrito que la médula espinal contiene una de esas regiones o “nichos” neurogénicos, que se encontraría justo en medio de la médula, en torno a un canal relleno de líquido cefalorraquídeo llamado canal central.

“Nuestro laboratorio ha estudiado esta estructura en ratas y ratones, describiendo distintas propiedades de las células que lo rodean. Sin embargo, al abordar al estudio del mismo en tejido humano adulto, nos hemos dado cuenta de que los tipos celulares, la organización de este nicho y la disposición del canal central son completamente diferentes al de la rata, el ratón y otras especies de primates”, ha explicado Daniel Ovejero.