Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 17:20

Un ensayo clínico constata la seguridad de una vacuna contra el ébola en África

Las dos vacunas experimentales para prevenir el virus del ébola y la de Marbugo son seguras y generan respuesta inmunológica

Martes, 23 de diciembre de 2014, a las 11:26
Redacción. Madrid
Científicos de los Institutos Nacionales de la Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (Niaid, en sus siglas en inglés) han constatado que los resultados de los primeros ensayos clínicos de dos vacunas experimentales para prevenir el virus del ébola y la de Marbugo son seguros y generan respuesta inmunológica. Los estudios se han realizado tanto en población africana como en voluntarios estadounidenses a comienzos de este año.

Un importante avance, como reafirma Julie Lergerwood, principal autora de esta investigación, ya que “aquellos con mayor riesgo de contagiarse viven principalmente en África y, en otras enfermedades, se ha visto que la protección de las vacunas disminuye en estas regiones”.

El personal científico de Niaid ha desarrollado vacunas contras las cepas de ébola que contienen las proteínas del Zaire y Sudán, así como para las proteínas del virus de Marburgo y cuyas respuestas inmunológicas han mostrado ser altamente protectoras en modelos primates no humanos.

En este ensayo han participado 108 adultos sanos, de entre 18 y 50 años, procedentes de Kampala (Uganda), a quienes fueron asignado de forma aleatoria a recibir una inyección intramuscular de la vacuna contra el ébola, contra el Marburgo, ambas o el placebo al inicio del estudio.

Los anticuerpos vuelven a niveles indetectables a los 11 meses

Las dosis administradas por separado o de forma conjunta fueron seguras y estimularon la respuesta inmunológica, tal y como constatan los resultados publicados en la revista ‘The Lancet’. Cuatro semanas después de la tercera inyección, un 57 por ciento de los voluntarios tenían respuestas de anticuerpos a la proteína de la cepa Zaire, como también les ocurrió a los 14 de los 30 participantes que recibieron las dos vacunas. Sin embargo, los anticuerpos no permanecieron en el tiempo y volvieron a niveles indetectables a los 11 meses de la vacunación.

Ambas inyecciones fueron bien toleradas en los voluntarios ugandeses con similar número de reacciones locales y sistémicas en todos los grupos. Sólo un efecto adverso grave (neutropenia o descenso del número de glóbulos blancos) fue registrado en un receptor de la vacuna de Marburgo, pero no se vinculó a la inmunización.

“Estos resultados forman ya parte de la base de una vacuna más potente, que está actualmente evaluándose en ensayos de Estados Unidos, Reino Unido, Mali y Uganda”, según Ledgerwoord.

ENLACES RELACIONADOS:

Rajoy saca pecho de la gestión de la crisis del ébola: “La sanidad pública ha funcionado” (13/12/14)

El contagio de Romero cuesta a España más de medio millón de euros (11/12/14)