21 nov 2018 | Actualizado: 10:50

UGT y CCOO piden Mesas de Negociación de Investigación y Políticas Sociales

En el Acuerdo Económico y Social para el Progreso de Aragón

Jueves, 12 de enero de 2012, a las 16:19

Redacción. Zaragoza
Los sindicatos aragoneses Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT) esperan que el nuevo Acuerdo Económico y Social para el Progreso de Aragón (Aespa) esté cerrado en un plazo de "no más de dos meses". En él, solicitan medidas como Mesas de Negociación en ámbitos nuevos para Aragón, como Investigación y Políticas Sociales.

Los secretarios generales de UGT, Julián Lóriz, y CCOO, Julián Buey.

En el Centro de Prensa de Zaragoza, el secretario general de UGT Aragón, Julián Lóriz, y su homólogo en CCOO, Julián Buey, han afirmado que el anterior Aespa (2008), llevó un proceso de negociación de unos "ocho o nueve meses" lo que consideran un periodo excesivo dadas las "duras" condiciones económicas y sociales por las que atraviesa la comunidad autónoma.

No obstante, Buey ha recalcado que esto no quiere decir que los sindicatos no vayan a ser "eficaces y acertados" en las negociaciones, ya que no piensan firmar "un acuerdo de cualquier forma". Según los sindicalistas, este año la negociación de centrarán en "tomar medidas para impulsar la creación de empleo". El anterior Aespa estaba negociado para permanecer en vigor hasta el 31 de diciembre de 2011 y los sindicalistas han considerado adecuado que se realice una nueva firma en estas fechas, dada "la fase económica y mental depresiva" por la que "pasa la ciudadanía" y "el nuevo ciclo político".

En este marco, los secretarios de CCOO y UGT han hecho públicas sus propuestas conjuntas de los temas que consideran que se deben abordar durante esta negociación, insistiendo en la necesidad de crear mesas de negociación sobre economía, investigación y políticas sociales, siempre "dentro de las competencias que tiene el Gobierno de la Comunidad autónoma". Al respecto, han asegurado que durante la negociación del Aespa no van a entrar en ningún campo que este fuera de las competencias autonómicas, por lo que "no se va a negociar ninguna reforma laboral".