Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

UGT teme que el nuevo hospital de Toledo hipoteque el futuro por el número menor de camas

El sindicato expresa su disconformidad con el propio modelo de financiación

Jueves, 03 de octubre de 2013, a las 15:19

Redacción. Toledo
UGT ha presentado seis folios de alegaciones al proyecto del futuro complejo hospitalario de Toledo, entre las que destaca la reducción del número de camas hospitalarias por debajo del actual "Virgen de la Salud" o el sobrecoste para las arcas públicas de 663 millones de euros, con el nuevo modelo propuesto de financiación privada.

Según ha informado la Federación de Servicios Públicos (FSP) de UGT en Castilla-La Mancha, el escrito de alegaciones se ha dirigido al consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, y a la directora general de Gestión Económica e Infraestructuras del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Amparo Carrión.

Y, en él, se expresa la disconformidad de UGT con el propio modelo de financiación y con aspectos de las funciones, de las prestaciones, del ámbito económico, de las competencias atribuidas a la concesionaria y sobre la doble gerencia que gestionará el centro hospitalario.

En los aspectos funcionales, FSP UGT critica que la disminución del número de camas en el nuevo Hospital de Toledo con respecto al actual del Virgen de la Salud "no parece congruente" e "hipoteca el futuro del área sanitaria de Toledo, dado que mantiene en este anteproyecto el mismo número de camas hospitalarias que en 1974, con una población que era la mitad de la actual aproximadamente".

En este apartado añade que "de la lectura del anteproyecto se desprende que el Hospital Nacional de Parapléjicos pasará a formar parte del Complejo Hospitalario de Toledo, perdiendo su actual autonomía", lo que, a juicio de UGT, puede poner en riesgo el futuro del centro de referencia de lesionados medulares.

Desde la vertiente económica se alega que "las condiciones económicas son muy favorables para las empresas privadas", con una TIR (tasa interna de retorno) superior en un 39  por ciento a la que figura en el documento del anteproyecto. Sin embargo, argumenta la FSP-UGT, el "sobrecoste" para las arcas públicas será de 663 millones de euros, en comparación con el gasto que se originaría si el proyecto fuese realizado directamente por la administración pública.