17 nov 2018 | Actualizado: 11:55

UGT niega su apoyo al proyecto de Unidades de Área de Gestión Clínica

Rechaza la pérdida de derechos irrecuperables para los trabajadores

Martes, 13 de agosto de 2013, a las 20:08

Redacción. Valladolid
 UGT Castilla y León ha rechazado este martes brindar su apoyo al proyecto de Unidades de Área de Gestión Clínica, al considerarlo el "mayor despropósito" de la Consejería de Sanidad de la región, dado deja a los trabajadores en situación de "indefensión laboral".

Así lo ha trasladado en un comunicado en el que critica que el documento, presentado hoy en la mesa de negociación, "deja a los trabajadores en situación de indefensión laboral" con la consiguiente "pérdida de derechos irrecuperables y con la probable privatización" de la asistencia sanitaria de la Comunidad.

La inclusión de los profesionales en las Unidades de Gestión Clínica, que "van a ser feudos en manos del director de la Unidad, que será nombrado por la Gerencia Regional de Salud, "no es voluntaria", según el sindicato, que asegura que las "restricciones" de las que hablaba el consejero, Antonio María Sáez Aguado, "sólo son reales para los profesionales de la sanidad de Castilla y León" que "cada día ven más sobrecargada su actividad con disminución de recursos humanos, no sustituyendo ninguna carencia de profesionales y aumentando la carga laboral en los que resisten".

Las Unidades de Gestión Clínica admiten la posibilidad de contratar servicios externos, "es decir, privatización de servicios" y permiten "poner como cebo" para los profesionales unos "supuestos incentivos" que, para el sindicato, "no van a poder llegar a conseguir y, si lo hicieran, no iban a poder percibir".

"Las Áreas de Gestión Clínica permiten, sin embargo, sin criterios objetivos desplazar a los profesionales entre distintas Unidades y/o Áreas de salud, con lo que el aumento de profesionales en el Sistema se da por anulado totalmente y, desde luego, la conciliación familiar y laboral de los trabajadores va a pasar a la historia", han advertido las mismas fuentes.

Es por todo ello que los trabajadores, cuya cifra "no puede aumentar pero sí disminuir" perderán derechos consolidados como movilidad, traslados o permisos, a lo que se suma el hecho de que la contratación no se hará según criterios objetivos "sino a capricho del director de turno", en cuya mano quedarán los "horarios, los turnos y las tareas de los profesionales".

"El Borrador del Decreto deja muchas lagunas por resolver y, además, en ningún momento se nos ha explicado qué va a pasar con Atención Primaria y cuáles han sido los resultados de las dos Unidades de Gestión de Valladolid y Zamora que hoy están en funcionamiento", ha concluido UGT.