16 dic 2018 | Actualizado: 18:30

UGT denuncia que cobrar por la tarjeta sanitaria producirá un “agravio comparativo” con las otras comunidades

Afirma que los recortes en sanidad generan alarma social y tienen escaso margen de ahorro

lun 14 noviembre 2011. 17.10H

Redacción. Palma de Mallorca
El sindicato UGT ha afirmado que el proyecto de Presupuestos del Gobierno balear (CAIB) "endurece la medida y convierte a Baleares en la única autonomía que cobrará a todos los usuarios" de la sanidad pública por expedir la tarjeta sanitaria, medida que "crea un agravio comparativo" con el resto de comunidades autónomas en las que continua siendo gratuita.

Lorenzo Bravo, secretario gral. de UGT Baleares.

Desde UGT consideran una "carga económica a los usuarios" el pago de 10 euros por expedir o renovar la tarjeta sanitaria. Además, la falta de datos concretos en cuanto a la nueva medida recaudatoria, plantea "muchos interrogantes entre el personal y los usuarios de la sanidad pública" que UGT opina que el Gobierno debería despejar, como la posibilidad de que finalmente el coste real de la implantación de la tarjeta inteligente y el soporte informático necesario para su funcionamiento supere los 5 millones de euros que el CAIB espera recaudar con la medida si se delega en una empresa privada para gestionarla.

Por otra parte, si como apuntan las declaraciones públicas realizadas desde la Consejería del ramo, la tarjeta incluye una foto, esto supondrá para los usuarios un incremento del precio anunciado de 10 euros, lo que puede representar un perjuicio para los colectivos más desfavorecidos, como parados sin ingresos o jubilados, al no regular la aplicación de tramos o la exención de pago en casos específicos.

En cualquier caso, para el sindicato esta medida es una forma de "copago" encubierta que generará una carga de trabajo adicional para el personal del Ib-Salud, la contratación de personal específico para encargarse de la tramitación y expedición de la tarjeta, o la contratación de alguna empresa privada que obtendría beneficios económicos a costa de los usuarios de la sanidad pública.

Supresión de pañales gratuitos a discapacitados

Por otra parte, el sindicato ha destacado que medidas como la supresión de los pañales que se facilitaba de forma gratuita a las personas discapacitadas implican un "escaso margen de ahorro" al Gobierno autonómico, pero sin embargo "crean alarma social por aplicarse a un colectivo desfavorecido que normalmente ya sufre cargas económicas debido a sus especiales circunstancias".

En un comunicado, el sindicato ha lamentado que, mientras el proyecto de Presupuestos 2012 incluye como una de sus propuestas mejorar la atención a los menores, se suprima el menú que se ofrecía de forma gratuita a los padres de los niños ingresados en los hospitales, "cuando el escaso valor económico del menú garantizaba la atención permanente de los padres durante las horas de la comida".

"La medida obedecía mas a razones asistenciales que económicas, se facilitaba el menú en los casos justificados en los que únicamente uno de los padres podía acompañarlo", han añadido al respecto.