Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

UGT denuncia la “insostenible” situación del personal de admisión y consultas en Son Espases

El sindicato solicita al IB-Salud soluciones inmediatas para que pueda prestar una correcta atención a los usuarios

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Josep Pomar, gerente del IB-Salud.

Redacción. Palma de Mallorca
El sindicato UGT ha puesto en evidencia la “insostenible” situación del personal de admisión y consultas en el Hospital de Son Espases, ocasionada por la implantación del programa informático “Millenium” y la carga de trabajo que ha supuesto el traslado de consultas externas al nuevo centro hospitalario.

En un comunicado, la Federación de Servicios Públicos del sindicato ha criticado que en este contexto de trabajo, el personal administrativo es “susceptible de originar el caos en las agendas de citas previas, cuyos efectos repercuten en la labor del personal facultativo y de enfermería”.

En esta línea, UGT ha criticado que, en la actualidad, el personal administrativo sea el encargado de las citas médicas con los especialistas -algo que anteriormente hacían las enfermeras-, ya que se da el caso de que una sola persona -auxiliar administrativa- lleva a cabo esta tarea cuando antes se distribuía entre siete u ocho.

Asimismo, ha evidenciado que “la situación se complica si se añaden las deficiencias detectadas en los mostradores de información”, algunas de las cuales son “el cableado deficiente de mesas, la falta de espacio para dos personas, la ubicación de las pantallas de visualización de datos y la falta de papeleras en todo el recinto”. También ha señalado “la inexistencia de paradas de taxis y de teléfonos para poder llamarlos”.

Además de todo esto, “no hay una sola fuente de agua, ni para personal ni para usuarios, que el acceso a los ascensores para bajar al parking está a la intemperie y la falta de mobiliario”, ha apuntado el sindicato.

En el caso de los celadores, según UGT, estos no tienen “espacio físico donde ubicarse, con lo cual desempeñan su labor en los pasillos, sin teléfonos o buscas para ser localizados si son requeridos desde las consultas”. “Por no tener, los celadores no tienen ni guantes que les protejan de posibles infecciones o aseguren una correcta higiene, tanto para ellos como para los usuarios, si tienen que trasladar a algún paciente en el nuevo recinto”, ha censurado.

Por todo ello, la Federación de Servicios Públicos del sindicato ha solicitado a la gerencia del nuevo hospital y a los cargos directivos, así como al Ib-Salut y a la propia Consejería de Salud, que “den soluciones inmediatas a las deficiencias que permitan que el personal desempeñe su trabajo en condiciones óptimas, pueda prestar una correcta atención a los usuarios, y deje de sufrir el síndrome de lo que denominamos `la cara oculta´ de Son Espases”.