Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 14:50

UGT advierte de que el plan IB-Salud 2020 apuesta por privatizar la sanidad

Afirma que prevé la externalización de servicios sanitarios y la creación de nuevos cargos directivos

Lunes, 07 de noviembre de 2011, a las 17:16

Carmen Castro, consejera de Salud.

Redacción. Mallorca
UGT ha advertido de que el Plan IB-Salud 2020 apuesta por la privatización y la externalización de servicios sanitarios, al tiempo que apunta a la creación de nuevos cargos directivos. Tras una primera valoración del documento, el sindicato considera que el plan propuesto “proyecta más sombras que luces para el futuro” del IB-Salud.

El plan reconoce a la sanidad pública de Baleares como la peor dotada presupuestariamente de todas las comunidades autónomas y que a la vez soporta la mayor carga de población flotante. Cabe señalar que esta situación se agrava si se tiene en cuenta que España es uno de los países con menor gasto per cápita sanitario en el entorno europeo.

Pese a ello, el sindicato afirma que el plan no recoge ninguna medida concreta destinada a mejorar la dotación presupuestaria en las dos legislaturas estimadas para su aplicación. No obstante, UGT asegura que sí se incluye la propuesta de privatización o externalización de varias áreas, como la del Servicio de hospitalización a domicilio, gestionado por empresas del sector de la atención domiciliaria, con el objetivo de “reducir costes”.

La central sindical ha puntualizado al respecto que la experiencia demuestra que las externalizaciones de servicios “terminan costando más a la ciudadanía y disminuyendo la calidad de los servicios” (Tribunal de Cuentas del estado, informe de febrero de 2009).

Además, ha añadido que ello supondrá problemas de responsabilidad médica entre el personal sanitario público y las empresas privadas, responsables del cuidado y atención de los pacientes.

Creación de nuevos cargos directivos

Otra de las líneas estratégicas del mencionado plan es la creación de nuevos cargos directivos, como el de una Dirección de Infraestructuras y Tecnología, el nombramiento de coordinadores autonómicos en determinados servicios, el de directores de nuevas unidades de gestión clínica o los nombramiento de delegados del Secretario General de la intervención, lo cual se contradice para el sindicato con los mensajes de austeridad que lanza el Govern a la población.