17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Trasplantados y hepáticos necesitan mejorar su adherencia al tratamiento

La falta de sensibilización en los pacientes receptores tiene consecuencias a corto y largo plazo

Lunes, 25 de noviembre de 2013, a las 12:19

Redacción. Madrid
La Federación Nacional de Enfermos Trasplantados y Hepáticos (Fneth) ha celebrado el primer 'Curso de paciente experto en adherencia a tratamientos inmunosupresores', para sensibilizar a los pacientes receptores de un hígado trasplantado sobre la importancia de cumplir correctamente los tratamientos inmunosupresores y poder, así, conservar el órgano que han recibido.

Antonio Bernal, presidente de la Fneth.

Actualmente y según han señalado desde la federación, se sabe que hay pacientes receptores de un trasplante de hígado que tienen una mala adherencia a los tratamientos inmunosupresores, aunque no hay datos concretos al respecto debido a que les cuesta reconocerlo y tienden a ocultarlo.

En este sentido, han alertado de que la falta de adherencia a esta medicación puede provocar un rechazo del injerto hepático a corto plazo y largo plazo. Además han informado que “el hígado no avisa de que está fallando, mientras que los riñones sí lo hacen y, por ello, cuando se produce el rechazo, el fallo hepático es inminente y muy difícil de solucionar”.

Como consecuencia de todo ello, Fneth ha organizado este curso para formar a los pacientes receptores de un hígado sobre el concepto de mala adherencia terapéutica que, tal y como ha recordado la organización, “no sólo consiste en olvidar tomar una dosis de los medicamentos inmunosupresores sino, también, no tomarlos siguiendo las pautas de los médicos”.

“Debemos decirles a los pacientes que no se puede bajar la guardia y que hay que ser estrictos en la adherencia a los tratamientos por un doble motivo: por su salud y porque están en deuda con la sociedad, ya que organizar un trasplante y llevarlo a cabo tiene unos costes muy altos para el sistema sanitario”, ha comentado el presidente de Fneth, Antonio Bernal.