Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00

Trabajadores de Son Llàtzer y de Manacor ya son estatutarios

Tendrán las mismas condiciones laborales que el resto de empleados del IbSalut.

Jueves, 24 de febrero de 2011, a las 17:21

Redacción. Palma
El pleno del Parlamento ha aprobado por unanimidad la Ley que transforma el Hospital de Son Llàtzer y el de Manacor en fundaciones sanitarias públicas, mediante la cual los 2.300 trabajadores de los hospitales de Son Llàtzer y de Manacor, así como los de Gestión Sanitaria de Mallorca (Gesma), pasarán a ser personal estatutario, con lo que van a tener las mismas condiciones laborales que el resto de empleados del Ib-Salut.

Vicenç Thomàs.

Esta norma, que se aprobado hoy por asentimiento de todos los grupos mediante el procedimiento de tramitación directa y en lectura única, entrará en vigor al día siguiente de ser publicada en el Boletín Oficial de las Islas Baleares y afectará también al personal laboral de los centros que gestiona Gesma.

El consejero de Salud y Consumo, Vicenç Thomàs, encargado de exponer y defender el proyecto de ley, ha agradecido el consenso y el compromiso que han tenido todos los grupos políticos del arco parlamentario a la hora de llegar a un acuerdo sobre esta Ley que permitirá al Gobierno seguir adelante con su política de personal.

El objetivo, ha recordado Thomàs, es que haya solo un régimen para toda la profesión sanitaria en las islas y que éste sea el estatutario, al igual que sucede en el resto de comunidades autónomas. "Es un paso definitivo hacia la homogeneización", ha incidido.

El PP ha sido el único grupo que ha utilizado su turno de intervención en el debate del proyecto de ley para aclarar que su apoyo no responde a que "el Gobierno se lo merezca" sino a que los "populares", concretamente su líder regional, José Ramón Bauzá, adquirió un compromiso con los trabajadores de Son Llàtzer.

Tanto la fundación de Manacor (creada en 1996) como la de Son Llàtzer (2001) tenían hasta ahora una naturaleza jurídicoprivada que hacía imposible transformar su personal laboral en personal estatutario, de ahí la necesidad de la ley, ya que el IB-Salut pretende implementar la estatutarización de todas sus plantillas.

Excepcionalmente, estas fundaciones podrán tener personal laboral propio si este procede de las categorías laborales de las fundaciones del sector público que no han optado por integrarse en el régimen estatutario, según recoge la disposición adicional única de la nueva norma.

Mantienen la denominación de fundación

Ambos centros, a pesar de la entrada en vigor de esta ley, mantendrán la denominación que han tenido hasta ahora, en ningún momento se extinguirá la fundación ni se abrirá un proceso de liquidación y, por tanto, no se producirá ningún cese en la actividad asistencial que ofrecen Manacor y Son Llàtzer.

A partir de ahora, la constitución, la modificación, la extinción, la fusión, la transformación o la absorción de estas fundaciones públicas sanitarias han de ser aprobadas mediante acuerdo del Consejo de Gobierno a propuesta del consejero de Salud.

Asimismo, la Ley estipula que las fundaciones públicas sanitarias pueden disponer de su propio patrimonio y pueden tener bienes adscritos o cedidos por la Administración autonómica o sus organismos autónomos.

En materia financiera, contable, presupuestaria y de control ambas fundaciones se han de regir por lo que se prevé para todas las entidades públicas empresariales en la Ley de Sector Público de Baleares y en la Ley de Finanzas de la comunidad autónoma.