Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:30

Urgencias da el último aviso a Pajín antes de ir a la huelga

El presidente de Semes exige a Sanidad un documento que garantice una especialidad primaria, troncal y vía MIR

Domingo, 02 de octubre de 2011, a las 19:24
Javier Leo / Redacción. Madrid

Tomás Toranzo, presidente de Semes, ha encabezado la protesta.

Los médicos de Urgencias y Emergencias han dado el último aviso al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad para que apruebe una especialidad primaria, troncal y vía MIR, antes de que se convoque de forma oficial la huelga. En una concentración a las puertas del Ministerio, Tomás Toranzo, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), ha leído un manifiesto en el que ha recordado que "sólo la existencia de un sistema de formación reglado y homogéneo, específicamente dirigido a la urgencia, hará posible la consolidación del modelo asistencial de Urgencias".

En declaraciones a Redacción Médica, Toranzo ha subrayado que, “si Sanidad no se compromete por escrito a atender estas demandas, el siguiente paso será convocar la huelga durante la última semana de octubre. Y no solo un día, los que hagan falta”. Según explica el presidente de Semes, aunque actualmente este servicio ha alcanzado un alto nivel de calidad, Urgencias es "un gigante con los pies de barro", si se tiene en cuenta que sus profesionales "no disponen en el momento de incorporarse por primera vez de una formación reglada, homogénea, acorde con el cometido asistencial y las necesidades de los pacientes".

La última protesta frente al ministerio, a la que han asistido medio centenar de médicos de Urgencias de las 17 comunidades autónomas, ha servido además para recordar que “estas peticiones no son para ellos, son para los médicos del futuro y para asegurar que pueden dar una asistencia al ciudadano de calidad”, señala Toranzo.

El ejemplo del Samur en Madrid

Ceferina Cuesta.

En este sentido, ha puesto como ejemplo la actuación de los servicios de emergencias en Madrid, en concreto la de la doctora Ceferina Cuesta, que salvó al bebé de una mujer embarazada practicando una cesárea, después de que la madre recibiera un disparo mortal. A juicio del presidente de Semes, “esta actuación es una excepción que no puede darse en otro lado que no sea Madrid, por la sencilla razón de que no hay una formación reglada para los profesionales de Urgencias de toda España”.

La doctora Cuesta participó también en la concentración frente a Sanidad en la que Toranzo advirtió al Ministerio de que "mirar para otro lado, primar otros intereses, o buscar supuestos consensos con la única intención de retrasar intencionada y maliciosamente la creación de la especialidad, es una grave y temerosa irresponsabilidad del Gobierno, de los responsables ministeriales, y demás autoridades sanitarias de nuestro país, que los ciudadanos no deben olvidar”.