Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Torrevieja edita un decálogo para garantizar la confidencialidad de sus pacientes

Las pautas son especialmente sensibles con respecto a menores y personas con enfermedades graves o deterioro cognitiv

Jueves, 04 de abril de 2013, a las 13:50

Redacción. Torrevieja
El comité de bioética del Departamento de Salud de Torrevieja ha editado un ‘Decálogo de Confidencialidad’, accesible a todos los empleados, que reúne las principales cuestiones vinculadas a la confidencialidad como derecho de los usuarios, obligación de los profesionales y el compromiso que entraña por parte de la Organización.

Frak Leyn, gerente.

Este comité, que ya desarrolló un Código Ético y Deontológico, aborda en este decálogo cuestiones como la titularidad de la información relativa al estado de salud de los pacientes, dando a conocer la importancia de remitir al propio enfermo cuando alguien quiera conocer alguna cuestión sobre el estado de salud del mismo. En ocasiones los familiares abordan cuestiones relacionadas con la situación de sus parientes enfermos sin percatarse del compromiso que los profesionales tienen para velar por la confidencialidad de los usuarios. Así, el paciente debe ser la principal fuente de información, trasladando a sus familiares y allegados las cuestiones concernientes a su estado de salud.

El decálogo ahonda en cuestiones como los cauces y medios de comunicación con pacientes y familiares; resulta especialmente importante el hecho de no facilitar información de manera telefónica dado que no es posible asegurar la identidad del destinatario ni el uso que hará de ella. El documento recomienda a los profesionales “considerar toda documentación clínica como material sensible”, garantizando así la confidencialidad de los datos y favoreciendo los derechos de los pacientes en este sentido. Así, este Decálogo es especialmente sensible con la confidencialidad de los menores o personas con enfermedades graves o deterioro cognitivo, extremando aún más, si cabe, las consideraciones en este sentido.

El derecho a la confidencialidad persiste después de la muerte. Por ello, los profesionales sólo deben proporcionar información a las personas legalmente autorizadas si no hay prohibición expresa por parte del paciente ni se vulnera la intimidad de terceros.

Código ético y deontológico

Cabe recordar que los principios generales en que se deben basar las acciones médicas deben tener como referencia fundamental el respeto a la dignidad de la persona plasmada en la declaración universal de los derechos humanos. En el caso del Departamento de Salud de Torrevieja tal referencia se concreta en cuatro principios fundamentales: Autonomía (el paciente es dueño de su propia vida y de las condiciones en que esta se desarrolla), Beneficiencia (el acto médico debe buscar el beneficio del paciente por encima de cualquier otro salvo el de su propia autonomía), No Maleficiencia (no se deben realizar acciones que, en última instancia,  perjudiquen globalmente al paciente ni a sus derechos como persona) y Justicia (todos los pacientes tienen los mismos derechos).