Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 16:20

Farjas prevé ahorrar este año en farmacia 1.700 millones

El Ministerio justifica su notable recorte con el pago de la contribución de las cuidadoras familiares de dependientes, que se lleva más del 30 por ciento de las partidas

Lunes, 08 de octubre de 2012, a las 00:03
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, ha comparecido en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso para dar cuenta del presupuesto de su departamento para 2013. Además de alejar dudas sobre el compromiso del Gobierno con el Fondo de Cohesión (“transformado”) o las Estrategias de Salud, Farjas ha calculado que a final de año se habrán ahorrado 1.700 millones de euros, resultado de la nueva política farmacéutica del Ministerio. Tanto ella como el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, han resaltado que más del 30 por ciento de las partidas ministeriales (1.000 millones) se destinarán a pagar la deuda socialista con las cuidadoras no profesionales.

Momento de la comparecencia de la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso. Le acompañan en la mesa el presidente de la Comisión, Mario Mingo; Antonio Román, vicepresidente primero de la misma (izq) y el letrado Luis de la Peña (dcha).


En su intervención, Farjas ha explicado la transformación del Fondo de Cohesión en un fondo extrapresupuestario (del 6,36 por ciento) que “junto con el FOGA (Fondo de Garantía Asistencial) permitirá realizar la liquidación económica para su remisión al Ministerio de Hacienda y se comprensará a través de la liquidación de recursos financieros de las comunidades”. En cuanto a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps), ha admitido que pese a su reducción del 1,35 por ciento y su “austeridad”, le permitirá mantener “la misma actividad”. Y mientras la ONT mantiene sus partidas intactas, las Estrategias de Salud se quedan con 2,2 millones de euros. Esta disminución fue precisamente uno de los pilares de la crítica socialista (por Guadalupe Martín) junto a la del Fondo de Cohesión, a la que se ha sumando también Gaspar Llamazares, portavoz de la Izquierda Plural, quien además ha puesto el acento en el ajuste del 50 por ciento de las partidas del Plan Nacional sobre Drogas, “un gran riesgo”, en su opinión, dado el momento actual en el que las ONG alertan de un “aumento de las toxicomanías”. Martín (PSOE) también ha puesto en duda el éxito de las medidas farmacéuticas y ha alertado del impacto del copago en los pensionistas ya que, ha advertido, muchos de ellos "renuncian a su medicación o piden otros  productos análogos más baratos".

Por su parte, Manuel Cervera, portavoz del PP, ha reiterado la visión gubernamental resaltando el esfuerzo por el cumplimiento del déficit y defendiendo, una vez más, que el equipo de Mato no pretende un cambio de modelo sanitario.

La mamografía, prueba intocable para el Ministerio

En su segunda intervención, la secretaria general ha defendido el trabajo cohesionado e intenso del Consejo Interterritorial desmarcándose de las recientes críticas ante reuniones vacías de contenido afirmando que “los temas se llevan están desarrollados y consensuados, no son los que les interesan a otros grupos políticos de forma puntual”. También ha aprovechado su presencia en la Cámara baja para rechazar tajantemente las dudas sembradas sobre la supuesta desaparición del screening de mama. “Decir que se van a eliminar las mamografías es falso e irresponsable porque se puede trasladar a las mujeres el mensaje de que son pruebas que puden dejar de hacer”, ha señalado.

El secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, durante su comparecencia acompañado por el presidente de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, Mario Mingo, y Antonio Román, vicepresidente primero (izq).


Moreno: “Si la Ley de Dependencia funciona mal, es porque antes ya funcionaba mal”

La Ley de Dependencia ha acaparado el protagonismo de la segunda comparecencia en el Congreso de Juan Manuel Moreno, secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Se ha defendido de las acusaciones de “propaganda engañosa” por parte de Llamazares (Izquierda Plural), y de “manipulación” de datos vertida por Gabriel Echávarri (PSOE). A pesar de que Moreno ha anunciado que “8 de cada 10 euros” se destinan a los mayores y a la citada Ley, la oposición no comparte sus argumentos a la hora de explicar el recorte del mínimo garantizado o la supresión de la teleasistencia debida, según Moreno, a que “las competencias de este gasto no son del Imserso, sino que debe gestionarse por los servicios sociales de las Administraciones públicas”. Para Echávarri (PSOE), la justificación del pago de la contribución de las cuidadoras familiares “enmascara una transferencia interna que no puede ocultar las necesidades de la Ley”, al tiempo que ha denunciado la temeridad gubernamental dada la estimación para el año próximo de beneficiarios (850.000) “mientras que habrá 200 millones menos, un 15,5 por ciento menos” presupuestado.

Por su parte, el secretario de Estado ha admitido "la pausa" para dependientes moderados justificada en "preservar" la atención "a los que más lo necesitan, los más graves", al tiempo que ha reiterado que el presupuesto de 2013 está destinado a lidiar con un "agujero de 1.034 millones de euros" (referido a la deuda con las cuidadoras). En esta línea, ha rechazado las críticas a la mala planificación aseverando que que "si la Ley de Dependencia funciona mal, es porque antes ya funcionaba mal".

CiU pone en duda que el Ministerio sea necesario

La Comisión de Sanidad y Servicios Sociales también ha contado con la presencia de la subsecretaria de Sanidad, María Jesús Fraile, quien ha reiterado que el Ministerio se ha visto obligado a dedicar 1.000 millones a “paliar la gravísima situación heredada”, en relación a la deuda con las cuidadoras familiares. Esto ha ocasionado, según la subsecretaria, “que debamos ajustar el resto de las partidas una media del 15 por ciento”. Gaspar Llamazares (Izquierda Plural) le ha recriminado, entre otros asuntos, los 55 despidos del Instituto de Salud Carlos III y la falta de recursos de los Centros de Referencia (“prácticamente sin personal ni medios”). Guadalupe Martín, desde el PSOE, le ha reprochado que el anteproyecto es “la mayor agresión al sistema de salud, dependencia e igualdad”, además de denunciar los recortes del Fondo de Cohesión, el Plan de Calidad y las Estrategias.

Por último, la portavoz de CiU, Conxita Tarruella, ha rechazado la propuesta presupuestaria al tiempo que ha asegurado que “tal y como está estructurado y el presupuesto que tiene, no creo que haga falta un Ministerio de Sanidad, sino que las autonomías irían mejor repartiéndose las partidas entre ellas, porque son las que realmente las gestionan”. Así, Tarruella ha anunciado que presentará una batería de enmiendas a este anteproyecto, de las que sin embargo no espera “que sean escuchadas”.

La ayuda autonómica del Plan Nacional sobre Drogas cae un 20 por ciento

El último en comparecer en la Comisión ha sido Francisco de Asís Babín, el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, organismo cuyo presupuesto se sitúa en los 14,8 millones de euros. Admitiendo la austeridad de las partidas, Babín ha recordado que además contará con el Fondo de Bienes Decomisados por tráfico de drogas (cuantía aún sin determinar). Entre los apartados que sufrirán más los recortes se encuentra el referido a la subvención autonómica (un 20 por ciento menos que el actual). En cuanto a las ONG, el delegado del Gobierno ha confirmado que "se mantiene" la ayudas del pasado año "de casi un millón de euros", cifra que en opinión del PSOE no será suficiente para las necesidades de estas organizaciones.

Las diputadas del PSOE Guadalupe Martín (izq); Pilar Grande; Carmen Montón y Ángeles Álvarez (dcha).

El portavoz de Sanidad del PSOE, José Martínez Olmos, con el portavoz de la Izquierda Plural, Gaspar Llamazares. En la siguiente imagen, entrada del director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad, Ignacio Tremiño.

Entrada del secretario de Estado Juan Manuel Moreno, acompañado por el presidente de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, Mario Mingo, Antonio Román y Francisco de Asís Babín, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Román aparece también a la derecha junto a Rubén Moreno, diputado del PP.

El portavoz del PP en la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, Manuel Cervera, junto al director general del Imserso, César Antón. A continuación, Juan Manuel Moreno conversa con las diputadas populares Susana Camarero y Andrea Fabra.

En primer término, el portavoz de Sanidad del PSOE en el Congreso, José Martínez Olmos, acompañado por la también socialista y vicepresidenta segunda de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, María Soledad Pérez Domínguez. A la derecha, el delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Francisco de Asís Babín.

La portavoz de CiU, Conxita Tarruella. A continuación, el portavoz de Sanidad del PP en el Senado, Jesús Aguirre.