Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:20

Técnica innovadora para la enfermedad de Dupuytren en Manacor

Han sustituido la cirugía por la inyección de un nuevo fármaco, colagenasa

Miércoles, 28 de marzo de 2012, a las 23:05

Redacción. Mallorca
El Servicio de Traumatología del Hospital de Manacor aplica por primera vez en las Islas Baleares un tratamiento para la enfermedad de Dupuytren (afección que consiste en la contractura de la fascia palmar de la mano) sin intervención quirúrgica, simplemente inyectando un nuevo medicamento. Esta enfermedad es una de las patologías de la mano más frecuentes (con más prevalencia entre los hombres) y puede llegar a ser completamente invalidante y funcionalmente muy grave.

Hospital de Manacor.

A pesar de ser tan habitual, la mayoría de la población ignora las implicaciones funcionales y el pronóstico. El Jefe del Servicio de Traumatología, Werner Brill, explica que la enfermedad de Dupuytren es una patología de progresión lenta e irreversible que se caracteriza por la acumulación de colágeno en la palma y los dedos de las manos. Se manifiesta inicialmente en forma de nodos o cordones fibrosos, posteriormente, la progresión de la enfermedad afecta a las articulaciones de las manos provocando en él rigidez y contracturas, que son progresivas y producen la retracción de los dedos y, por tanto, un déficit en el extensión de los mismos. El resultado es una deficiencia funcional que causa al paciente dificultades en las tareas cotidianas, como lavarse la cara, meter la mano en el bolsillo o en un guante, conducir o hacer deporte.

Carlos Diago, responsable de la Unidad de la Mano del Hospital de Manacor, apunta que hasta hace poco el tratamiento era quirúrgico y que por eso había riesgo de sufrir complicaciones, como incisiones amplias, necrosis cutáneas, problemas de cicatrización, edema residual y problemas vasculonerviosos en los estadios avanzados. En muchos casos se requería mucho tiempo para recuperar el uso normal de la mano afectada. Pero ahora la utilización de colagenasa permite deshacer estos cordones 24 horas después de haberla inyectado: "Así nos ahorramos un proceso quirúrgico y las complicaciones que se derivan. Simplemente necesitamos 24 horas para pinchar el cordón y luego tirar el dedo afectado, con anestesia local ", asegura Diago. Aparte de eso, este tratamiento sin intervención quirúrgica, cuya eficacia está suficientemente demostrada, reduce los costes y las complicaciones del proceso, así como las listas de espera. Además, es posible utilizarlo en los casos de pacientes pluripatológicos.