20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

Suben las infecciones nosocomiales, pero Salud lo atribuye al nuevo cómputo

La diputada socialista Marina Geli solicitó la información en el Parlamento

Viernes, 28 de marzo de 2014, a las 14:19
Redacción. Barcelona
Las infecciones adquiridas durante la estancia en un hospital han aumentado el 19 por ciento en Cataluña entre 2010 y 2012, un crecimiento que se ha acentuado con el cambio de criterio en el cómputo de estos casos, implantado por la Consejería de Salud de la Generalitat en 2012.

Marina Geli, diputada del PSC.

El informe anual de Vigilancia de las infecciones nosocomiales en los hospitales de Cataluña (VinCat), elaborado con datos de 55 centros, recoge que la tasa ha pasado del 6,3 infecciones por cada centenar de pacientes ingresado hasta el 7,5 de 2012 (826 pacientes en total).

El porcentaje de infecciones nosocomiales registró su mínimo en 2009 con el 6,2 por ciento, y pese a que Salud ha subrayado que los datos de 2012 “no son comparables” porque se han adoptado nuevas definiciones utilizadas en la Unión Europea, en 2011 la tasa ya subió hasta el 7 por ciento  (esto es, siete de las doce décimas).

El informe había sido solicitado por la diputada del PSC en el Parlamento Marina Geli en una pregunta parlamentaria, y puntualiza que el número de personas con una infección en curso en el momento de realizar el informe (un porcentaje más reducido) se situó en el 5,7 por ciento, esto es, 629 pacientes de los 11.057 ingresados en alguno de los 55 hospitales analizados.

La prevalencia de las infecciones adquiridas en el hospital es mayor cuanto más grande es el hospital, tal y como certifican los datos del VinCat, ya que la tasa se sitúa en el 9,9 por ciento en el caso de los hospitales con más de 500 camas y se reduce hasta el 4,3 por ciento en aquellos que tienen menos de 200.

Más antibióticos

De forma adicional, el aumento de las infecciones se ha producido en un contexto en el que no ha dejado de crecer el porcentaje de pacientes sometidos a tratamiento antibiótico, y que ha escalado del 34,6 por ciento de ingresados en 2008 hasta el 37,6 por ciento de 2010 y el 39,2 por ciento de 2012.

Las infecciones nosocomiales o intrahospitalarias son una problemática común en los sistemas sanitarios que se sitúa en los países occidentales entre el 5 por ciento y el 10 por ciento, aunque los expertos consideran que un cambio en la práctica diaria de los centros permitiría reducir su número.

El consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, informó en enero de este año que la Central de Resultados incorporaría en breve este marcador (que ya se recoge en el informe específico VinCat desde 2006), y aseguró entonces que el 75 por ciento de las infecciones están asociadas a procesos o instrumental médico, por lo que consideraba que hasta el 70 por ciento de las mismas podía evitarse mediante programas de control.

Los datos del Estudio de Prevalencia de las Infecciones Nosocomiales en España, presentados en Barcelona en septiembre pasado, ya apuntaban que las infecciones tienen un impacto presupuestario sobre el sistema sanitario que se estima entre 500 y 1.000 millones de euros, unos costes indirectos que se producen por la pérdida de actividad laboral y autonomía del paciente, el deterioro de la calidad de vida, el dolor, las posibles secuelas y la propia muerte.