Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:55

Son Dureta atenderá a crónicos, mayores y enfermos mentales

Propuesta inicial del plan de usos de la infraestructura en el que está trabajando el Ib-Salut

Lunes, 07 de marzo de 2011, a las 17:50

Redacción. Palma
La Consejería de Salud y Consumo quiere mantener el uso sanitario del edificio de Son Dureta y utilizarlo para la atención de pacientes crónicos, mayores y enfermos mentales, así como para integrar otros servicios como la Fundación Banco de Sangre y Tejidos, aulas para formación sanitaria, servicios de prevención o una residencia asistida.

Vicenç Thomàs y Josep Pomar.

Ésta es la propuesta inicial del plan de usos de la infraestructura en el que está trabajando el IB-Salut y que todavía está por concretar. El proyecto ha sido presentado por el consejero de Salud, Vicenç Thomàs, y el director del IB-Salut, Josep Pomar.

Thomàs ha recalcado que se trata de un plan de usos "abierto" y en el que se está trabajando para consensuarlo con otras administraciones -como el Ayuntamiento de Palma, Consejo de Mallorca y Tesorería General de la Seguridad Social, que es la propietaria de la infraestructura. Por lo tanto, es posible que pueda ser modificado. En principio, la idea es mantener los edificios que arquitectónicamente son viables, pero que tendrían que ser rehabilitados.

Concretamente, se pretende reformar los dos edificios principales, es decir, el que fuera el inmueble de materno-infantil y el central de residencia general. También se prevé rehabilitar un edificio que se utiliza como almacén, así como los de los talleres, calderas y lavandería. El resto, como el de Consultas Externas, podrían ser derruidos.

Asimismo, ha señalado que también se pueden plantear otros usos alternativos, como la posibilidad de abrir un corredor desde la zona hospitalaria hasta el bosque de Bellver.

Respecto al coste que tendrán estas obras, Thomàs ha dicho que por el momento se desconoce la financiación que será necesaria y de donde procederá. Así, ha puntualizado que primero hay que acabar de definir el proyecto para saber exactamente las actuaciones que será necesario hacer.

Cabe resaltar que como el proyecto todavía está por definir la ejecución del mismo tendría que ser desarrollada por el próximo Gobierno. De hecho, en estos momentos se está redactando el proyecto de obras, las cuales no serían licitadas hasta finales de este año o principios del 2012, según las previsiones de la Consejería, las cuales apuntan que los trabajos de remodelación no comenzarían hasta junio de 2012 aproximadamente.

Thomàs ha subrayado que la idea de la Consejería es que Son Dureta tenga un uso sociosanitario en el futuro y que la infraestructura sirva para dar respuesta a las necesidades de la sociedad en los próximos años. En este sentido, ha apuntado que el Gobierno tiene en cuenta que cada vez se alarga más la vida de las personas, por lo que se prevé un aumento de los enfermos crónicos y con pluripatologías.

Proceso de cierre de Son Dureta

Por otra parte, Pomar ha explicado que el plan de usos de Son Dureta también establece un calendario de cierre del antiguo hospital y de desmontaje de los servicios que todavía no han sido trasladados a Son Espases. Así, quedan por trasladar los laboratorios, que se prevé que estén operativos en el nuevo hospital de referencia en mayo de 2011; medicina nuclear (también para mayo); radioterapia (septiembre); y una zona de formación sanitaria que aún no tiene fecha de traslado asignada.

El PP dice que el Gobierno hace un uso electoralista del Son Dureta

Por otra parte, la diputada autonómica y portavoz de Sanidad del PP de balear, Aina Castillo, ha dicho que el Gobierno está haciendo un "uso electoralista" del antiguo hospital de Son Dureta, al haber presentado el plan de usos de dicha infraestructura.

Para Castillo es "poco elegante" la presentación de este plan a punto de finalizar el actual periodo legislativo, al tiempo que lo ha considerado "más propio de un programa electoral que de una acción de gobierno". Asimismo, ha apuntado que se trata de una propuesta sin concretar que todavía no cuenta con un presupuesto definido.

Castillo ha señalado en un comunicado que el Gobierno debería haber comenzado a trabajar en el uso de Son Dureta "el día después" de haber decidido seguir adelante con Son Espases. Por ello, ha afirmado que esta tardanza "no es más que una nueva muestra de la mala gestión del Ejecutivo, que ha sido incapaz de gestionar un plan para esta infraestructura en más de tres años y que ahora pretende tapar con un proyecto improvisado".