Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 12:40

Sólo un 3% de los pacientes cardiacos realiza rehabilitación

Maroto se ha mostrado partidario de aplicar nuevas tecnologías en este terreno

Lunes, 19 de enero de 2015, a las 12:21
Redacción. Zaragoza
La última sesión del Aula Montpellier ha analizado los resultados de la Rehabilitación Cardiaca en España y los problemas para su desarrollo. Como punto de partida, José María Maroto, fundador en el año 1979 y coordinador de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, ha señalado que “el enfermo entra muy asustado en la unidad coronaria, y a menudo, se encuentra con facultativos que le dicen “esto de la rehabilitación no sirve para nada”.

Vidal Tapia, de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca de Clínica Montpellier; José María Maroto, ponente del Aula; y Alfredo Pérez Laḿbán, director de Clínica Montpellier.

Sin embargo, el paciente se pregunta qué tipo de vida, que ejercicio físico puedo hacer, reconoce Maroto. Y ello está en relación con una realidad, ha comentado José María Maroto “hoy por hoy la rehabilitación cardiaca cuenta con una indicación clase 1 A (la más alta) en las guías europeas y americanas”. Por eso es tajante al señalar: “¿que quién la debe hacer?, menos los muertos, todos”.

La rehabilitación cardiaca

La rehabilitación cardiaca tiene sus fases. De ellas ha hablado José María Maroto, auténtico pope de la rehabilitación cardiaca en España y con múltiples reconocimientos a nivel internacional. Así, se ha referido a la fase del hospital, la primera y que se hace a pie de cama, a la fase segunda en hospital y/o unidad especializada que se realiza de forma ambulatoria y a la fase extra hospitalaria, la cual es aconsejable que deba mantenerse siempre con las recomendaciones oportunas.

¿Cuáles son los objetivos de la rehabilitación cardiaca?. “Los objetivos son mejorar la calidad de vida y el pronóstico, así como evitar el deterioro psicológico” ha señalado Maroto.

El especialista en rehabilitación ha destacado la importancia de la prevención primaria, esto es la importancia del ejercicio intenso y permanente. Pero también habló de una prevención secundaria, que consiste en la relación entre ejercicio físico y salud, con lo que resulta necesario motivarse para hacer ejercicio cinco días a la semana, y no sólo el fin de semana.

¿Cómo es el entrenamiento de la rehabilitación cardiaca? El entrenamiento está en función de varios factores, señala Maroto. “Cada enfermo se trata en función del propio corazón y de los dispositivos (marcapasos, sensores, desfibriladores automáticos) con sesiones más lentas cuanto más dispositivos porte el paciente”.

Junto a la importancia del entrenamiento, otra realidad no menos importante: el desgaste psicológico que sufren este tipo de pacientes cardiacos: los trastornos, la depresión y la ansiedad que soportan.

Según José María Maroto, los resultados de la rehabilitación cardiaca son evidentes: “mejora calidad de vida, desciende la ansiedad y la depresión, con tratamiento, la disfunción sexual se combate, y permite salir de las tinieblas a los pacientes”.

Mientras que en España tan sólo un 3 por ciento de los pacientes cardiacos realiza rehabilitación, en Europa hace rehabilitación cardiaca el 30 por ciento. Y es que, en opinión de José María Maroto, “se nos ha olvidado hablar con el enfermo”. Con la rehabilitación cardiaca, a nivel de mortalidad, baja la mortalidad y la morbilidad. “Resulta rentable, subraya Maroto”. Quien se atreve a señalar que en cuanto al coste de la rehabilitación, la relación gasto/beneficio, el ahorro por paciente y año es de 1.600 euros.

José María Maroto, que ha criticado durante su ponencia “el desmantelamiento de la unidad de rehabilitación cardiaca en el Hospital Ramón y Cajal”, defiende que la rehabilitación cardiaca sería posible en la sanidad pública.

Finalmente, Maroto se ha mostrado partidario de aplicar nuevas tecnologías en la rehabilitación. Sólo que, reconoció, la adherencia de estas nuevas tecnologías resulta muy difícil. “Están bien las nuevas tecnologías, pero quién va a revisar esto”, señaló. Las reflexiones del ponente del Aula Montpellier concluyeron con dos referencias. Una dirigida a los cardiólogos que no prescriben la rehabilitación, y otra a los centros de salud, que deberían protagonizar la rehabilitación cardiaca de los pacientes de bajo riesgo.

La sesión del Aula Montpellier estuvo coordinada por los doctores Tapia y Castillo, responsables de la unidad de rehabilitación cardiaca de Clínica Montpellier, donde intervienen de forma multidisciplinar otros 7 profesionales más.