Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 14:20

El Simpa pide a los partidos que no aprueben la renuncia al complemento específico

El sindicato recuerda que el Tribunal Constitucional ya se ha pronunciado sobre esta cuestión

Martes, 16 de julio de 2013, a las 18:22

Javier Alberdi, presidente del Simpa.

Redacción. Oviedo
El Consejo Ejecutivo del Sindicato Médico Profesional de Asturias (Simpa) ha solicitado este martes a los grupos parlamentarios en la Junta General que no aprueben el Proyecto de Ley sobre la renuncia al Complemento Específico de dedicación exclusiva, por parte del personal facultativo del Servicio de Salud del Principado (Sespa).

Así lo ha acordado el Simpa en su reunión ordinaria de este martes en la que ha analizado dicha iniciativa "que hace papel mojado una Ley básica como es el Estatuto Marco del personal estatutario y la propia sentencia del Tribunal Constitucional", situando "una vez más a Asturias como una comunidad diferente al resto de España, anclada en sectarismos y prejuicios ideológicos ampliamente superados desde hace muchos años, en el resto del Estado".

En nota de prensa, el Simpa recuerda que el Tribunal Constitucional en su sentencia de 6 de noviembre de 2012 "se ha pronunciado de forma clara, expresa y contundente, en el sentido de que el Complemento Específico que retribuye la exclusividad del personal facultativo es personal y por tanto renunciable, para este personal".

"El Proyecto de Ley que el Gobierno de Asturias pretende aprobar con el apoyo de sus socios de legislatura, constituye una auténtica burla a la sentencia del Tribunal Constitucional, al Estado de Derecho y a los legítimos derechos e intereses del personal facultativo, así reconocidos por el más Alto Tribunal de nuestro país".

Por ello, el sindicato médico hace un llamamiento a los grupos parlamentarios de la Junta General "para que eviten la consumación de una iniciativa legislativa". 

"El Consejo ejecutivo del Simpa considera que la aprobación de este Proyecto de Ley, sería una nueva y grave agresión al personal facultativo que tendrá graves consecuencias que alejarán la paz social de la cual tan necesitada está nuestra Sanidad", concluye.